Suplemento Otolaringología

Infecciones del oído en niños:

Importancia de un diagnóstico preciso

JPEG - 1.1 KB
Félix Seda, MD
Otolaringólogo

Las infecciones de oídos en niños son de las causas más comunes de visita al médico. Aunque hay múltiples etiologías para el dolor de oído, las dos más comunes son las infecciones agudas del oído medio y del oído externo. En ambas, el niño se encuentra con un dolor muy severo. Es importante poder diferenciarlas ya que su tratamiento es diferente.

Otitis externa

La otitis externa es una inflamación de la piel del canal del oído. Debemos recordar que el tercio externo del canal auditivo es cartilaginoso, y allí es donde están los folículos de pelo, las glándulas que producen cera y sudor. En esta área encontramos las infecciones del canal externo. Su causa más común suele ser el hecho de quedarse con los oídos mojados o de introducir algún objeto en el oído para limpiarlo.

El historial médico es muy importante. El dolor ocurre muchas veces luego de estar los oídos expuestos al agua y suele progresar con las horas hasta llegar a ser un dolor severo. El médico primario se encuentra con un niño que no puede examinar porque no le puede tocar el oído o ver el tímpano debido a la inflamación. Esta es la primera señal de que la infección es del oído externo. Los cultivos generalmente no son necesarios para hacer o manejar la infección porque el tratamiento cura antes de que nos llegue el resultado del cultivo.

Los organismos patógenos más comunes son pseudomona aeruginosa o staphilococcus aureus. En estos casos, las gotas de oído sirven para tratar a estos patógenos y bajar lo antes posible la inflamación, que es la causa del dolor. Es importante que las gotas sean en solución, porque al tener menos tensión superficial penetran mejor que las gotas aceitosas. Cuando las gotas no entran en el canal debido a la infección severa, es conveniente que se refiera al paciente al especialista. En ocasiones, vemos niños hospitalizados con sulfato de gentamicina i.v., luego de que en un CT scan reportó mastoiditis y un cultivo de oído mostró pseudomonas. En estos casos, y para evitar complicaciones, es importante mantener una buena comunicación con el especialista de oído.

JPEG - 37.3 KB

Otitis media

La otitis media aguda es una las causas más comunes que llevan a un niño al médico. Muchas veces hay un dolor agudo, severo y asociado a fiebre, que despierta al niño. Suele ocurrir en menores de tres años. Los factores de riesgo son la exposición al humo de cigarrillo o la permanencia en centros de cuidado de niños.

Los organismos bacterianos más comunes son los mismos que en sinusitis: streptococcus haemophilus y moraxella. Debemos recordar que esta condición también puede ser causada por virus. Por esto, en varios países europeos los pacientes suelen ser observados por 48 horas antes de darles antibióticos.

El tratamiento debe estar dirigido a tratar estos organismos y usualmente la fiebre desaparece en 48 horas. Es importante administrar medicamentos para el dolor y gotas con anestesia para dar alivio mientras el antibiótico funciona. A veces, la infección es tan severa que el oído puede supurar secreciones con sangre. Es importante explicarles a los padres que esta etapa se conoce como la etapa supurativa de la otitis media aguda y que muchas veces la perforación sana espontáneamente al curarse la infección. Es durante esta etapa cuando se debe usar gotas para oído medio. Actualmente, hay dos tipos de gotas para oído medio aprobadas por FDA: ofloxacina y ciprofloxacina con dexametasona (ambas en soluciones óticas). La primera es genérica (Floxin), la segunda (Ciprodex) tiene esteroides para la inflamación.

Comentario

Es importante diferenciar entre otitis externa e interna para dar el tratamiento adecuado y lograr así la recuperación más rápida de este problema cuyos síntomas pueden ser desagradables y dramáticos.