Suplemento Especial de Psiquiatría

Impacto de la legalización del cannabis:

Resumen de evidencias

JPEG - 5.2 KB
Comité de Violencia y Adicciones del CMCPR, Comité de Adicciones del Capítulo de PR de la Asociación Psiquiátrica Americana Compilado por Arnaldo Cruz Igartua MD, DABPN, 2014

El cannabis fumado dista mucho de ser una droga inofensiva

El cannabis fumado puede producir dependencia fisiológica, síndrome de intoxicación y de abstinencia o retirada. Tiene 20 veces más amoniaco y 5 veces más cianuro de hidrógeno que el tabaco fumado. Estudios en pilotos de avión muestran que su efecto dañino en el desempeño de funciones motoras complejas perdura hasta 24 horas después de su uso. En otros estudios se evidencia que duplica el riesgo de accidentes de auto; y que en los usuarios ocurre una pérdida de introspección y negación, o sea, que estos tienen dificultad en reconocer el daño de su uso, lo minimizan o lo niegan.

Aún no hay suficientes estudios comparativos para determinar la efectividad/toxicidad del cannabis fumado versus sus distintos derivados o los estudios están aún en proceso de realización. La marihuana fumada tiene efectos más tóxicos, peligros y más accesibilidad (en especial a niños y adolescentes) que los derivados que están en uso médico (como el dronabinol o Marinol). Hay varios derivados cannabinoides en experimentación, los que se estima sean aprobados en los próximos años para uso médico en varias indicaciones (nabiximol o Sativex y cannabidiol o Epidolex, entre otros). Varios estudios destacan que el daño e impacto de legalizar y normalizar la substancia es mucho mayor en los niños y adolescentes. La enfermedad mental que con mayor frecuencia produce la marihuana es la adicción; en los Estados Unidos 1 de cada 4 (25%) personas que empezaron el uso frecuente de alguna substancia adictiva antes de los 18 años tiene adicción, en comparación con 1 de cada 25 (4%) que comenzó su uso a los 21 años o después. Esto hace innecesario el cambio de cannabis de la categoría 1 en la FDA y también legalizar su uso.

Prioricemos la educación sobre la salud en vez de normalizar las substancias

Quienes proponen la legalización en Puerto Rico tienen una visión que no considera la importancia, basada en evidencia, de la prevención y del tratamiento de las adicciones. En su mayoría, ponen énfasis en la substancia en vez de hacerlo en la salud o ignoran las enfermedades de adicciones. Ese enfoque es contraproducente cuando los estudios establecen que las adicciones y la violencia representan problemas epidémicos de salud pública. Proponen ver drogas “buenas o suaves” y otras “malas o fuertes”. Alegan que legalizar las “buenas” les beneficia a ellos y no perjudica a otros ni a la sociedad. Por “normalizar” se entiende presentar como inofensivo y deseable el uso de alguna substancia.

La mayoría de los medios de comunicación contribuye a normalizar el uso de substancias adictivas, legales e ilegales, en vez de educar sobre sus peligros. Suelen publicar a diario las opiniones de los cuatro proponentes principales de la legalización:

  • el legalista (su punto de vista es legal),
  • el reduccionista (personas que trabajan en la reducción de daños),
  • el usuario y
  • el grupo que abiertamente expresa interés comercial en la venta de drogas.

Hay estudios que demuestran que normalizar el uso de substancias se relaciona con un aumento en el uso por parte de los adolescentes. Las substancias más utilizada por los adolescentes alguna vez fueron las legalizadas para adultos: el alcohol (48,6%) seguido por el tabaco (14,3%). El 15,1% de los estudiantes informó haber utilizado alguna otra substancia en algún momento de su vida. De estas, las substancias más comúnmente reportadas fueron la marihuana (12,4%), las pastillas no recetadas (6,1%) y los inhalantes (6,1%). Otros estudios indican que por lo menos el 28,3% de las ventas de alcohol está ligada a los menores de 21 años y a adultos con dependencia o abuso de alcohol. Esto hace que la industria de alcohol tenga un interés económico en que se mantengan o aumenten las altas tasas de consumo de alcohol en los menores de edad.

Daños por la ausencia de prevención y tratamiento en Puerto Rico

En Puerto Rico el acceso a tratamientos basados en evidencia de las personas con adicciones es muy bajo. Estudios del año 2002 indican que solo 2 de 100 personas con alcoholismo y solo 11 de 100 con otras adicciones recibieron algún tratamiento. Los enfermos sin tratamiento usualmente tienen alguna enfermedad mental (hasta un 58% de comorbilidad psiquiátrica) y/o física concurrente que tampoco ha sido diagnosticada ni tratada. Esa falta de detección temprana y de tratamiento lleva a varios pacientes a un deterioro gradual y peligroso. La evidencia indica que las enfermedades de adicciones sin prevención ni tratamiento están estrechamente ligadas a aumentos en la tasa de violencia y de criminalidad. Hay estudios que determinan claramente que tanto la prevención como los tratamientos de las adicciones basados en evidencia son beneficiosos para la mayoría de pacientes y la sociedad. Estos bajan los costos a razón de siete dólares por dólar invertido en tratamiento.

Hay evidencia de múltiples daños económicos y sociales relacionados con la legalización, propaganda y tráfico de substancias legales e ilegales en Puerto Rico, Estados Unidos y Europa. Algunos estudios indican que por cada dólar que el Gobierno gana en impuestos se pierden 10 o más dólares en daños relacionados con accidentes, procesos judiciales, pérdida de productividad y otros.

Abuso de substancias en adolescentes: problema #1 de salud pública

En Europa la droga ilegal más usada por los escolares es el cannabis. También es la más empleada entre los que iniciaron tratamiento por primera vez, cuyo número en Europa aumentó de 45 000 en 2006 a 60 000 en 2011. En Estados Unidos, el uso de cannabis se asocia a casi el doble de incidencia de abuso de otras drogas como el éxtasis, la cocaína, el crack y analgésicos, en comparación con quienes no las usan.

Después de la década entre 1998 y 2008 en que disminuyó el abuso de sustancias en adolescentes, se observa ahora (de 2008 a 2011) un aumento significativo en el abuso de cannabis y otras drogas. El abuso intenso de cannabis aumentó en un 80% desde 2008. En Puerto Rico el uso de drogas había descendido a 8,8% en el periodo 2005-2007 y ascendió a 13,3% en el periodo 2010-2012. El uso de marihuana mostró el mayor aumento duplicando su prevalencia, de 6,1% en el periodo 2005-2007 a 12,4% en el periodo 2010-2012. El uso de sustancias o adicción en adolescentes es hoy el problema prevenible más costoso en Estados Unidos y el origen de los mayores problemas de salud pública.

Plan nacional: cuatro pilares para el manejo de las adicciones

El enfoque de salud ofrece 4 tipos de prevención a las personas con enfermedades y a sus familias.

En armonía con ese enfoque, en el subcomité de violencia y adicciones del CMCPR, en colaboración con el comité de adicciones del Capítulo de Puerto Rico de la Asociación Psiquiátrica Americana, preparamos un programa nacional de cuatro pilares basados en evidencia. Este programa (ver Galenus 43) busca integrar los cuatro pilares de prevención en salud: los dos pilares de tratamiento y prevención, y los otros dos pilares de servicios de reducción de daños y de desarrollo de leyes no punitivas.

La evidencia apoya que una mayor oferta de prevención y tratamiento basados en evidencia es beneficiosa al rehabilitar los enfermos y a sus familias. La implementación de los cuatro pilares citados ha evidenciado su eficacia en rehabilitar a enfermos y en prevenir y reducir la criminalidad, bajando los costos y daños al Gobierno y a la sociedad. Construir más cárceles no reduce el círculo de reingresos a la prisión ni los costos. Referir a grupos de doce pasos tampoco es suficiente. El CMCPR propone no encarcelar al usuario de ninguna substancia adictiva, pero sí detectar tempranamente y tratar al que se diagnostique como enfermo. Recomendamos que la evaluación de cada usuario sea realizada por un grupo de especialistas en adicción (o profesionales calificados), que incluya al menos a un psiquiatra y a un trabajador social.

La posición actual del CMCPR en cuanto a no favorecer la legalización del cannabis fumado es compartida por importantes organizaciones médicas como la Academia Americana de Psiquiatría de las Adicciones, la Sociedad Americana de Medicina Adictiva, la Asociación de Psiquiatría Americana, Academia Americana de Psiquiatria de Niños y Adolescentes y la Asociación de Pediatría Americana, entre otras.

Referencias (Debido a las limitaciones de espacio solo incluimos algunas de las principales referencias citadas).

  1. Programa nacional de cuatro pilares integrados para la salud mental y las adicciones en PR. A.Cruz Igartua MD, DABPN GALENUS, 44, año 2014.
  2. Economic Benefits Of Treatment: A Critical Review Of The Evidence For Policy Makers, February 2005.
  3. California Drug and Alcohol Treatm.Assessment (CALDATA) 1991- 1993.
  4. Estimate of the Commercial Value of Underage Drinking and Adult Abusive and Dependent Drinking to the Alcohol Industry, SE.Foster, et al.
  5. The Partnership Atitude Tracking Study, Metlife Foundation 2011.
  6. Medical Marijuana Use among Adolescents in Substance Abuse Treatment Stacy Salomonsen-Sautel, PhD et al; J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2012.
  7. Adolecent Substance Use: America’s #1 Public Health Problem; CASA Study, The National Center on Addiction and Substance Abuse at Columbia University. 2011.
  8. Pediatric Marijuana Exposures in a Medical Marijuana State, JAMA Pediatr. 2013;167(7):630-633.
  9. El uso de substancias en los escolares puertorriqueños, Consulta juvenil VIII 2010-2012 (Estudio para ASSMCA por investigadores UPR y UCC).
  10. The Four Pillar Drug Policy in Switzerland, 20 years after. Hans Koeppel, MD, J of Global Drug Policy and Pract 2008.
  11. Informe Europeo sobre Drogas 2013: Tendencias y novedades.
  12. Addiction Denial and Cognitive Dysfunction, William Rinn, Ph.D. ea.,J Neuropsyc and Clin Neurosc 2002; 14:52–57.
  13. El perfil de la violencia en Puerto Rico: 1984-2004, CMCPR, 2013
  14. Legalization of Marijuana: Potential Impact on Youth. Pediatrics, Alain Joffe and W. Samuel Yancy, 2004
  15. A Comparison of Mainstream and Sidestream Marijuana and Tobacco Cigarette Smoke Produced under Two Machine Smoking; Publ 2008.
  16. Acute cannabis consumption and motor vehicle collision risk: systematic review of observational studies and meta-analysis, MarkAsbridge, et al, BMJ 2012
  17. Cannabis and its Effects on Pilot Performance and Flight Safety: A Review; Australian Transport Safety Bureau, 2004.
  18. 2002 Household Survey; PR SA Needs Assessment Program. UCC PR.
  19. 25. Política Pública CMCPR sobre Proyecto de la C. 1362 de 4 Sept 2013 y proyecto del Senado S. 517, 16 abril 2013.
  20. ASAM-Draft Public Policy Statement on Medical Marijuana, 2013.
  21. Fact Sheet; Office of Nat.Drug Policy On Mariguana Legalization; 2010.
  22. Government approves medical marijuana research. U of Arizona study, with post-traumatic stress. LA Times, 03/14/2014, E.Halper; C.Carcamo.