Suplemento Ginecología

Histerectomía:

Consideraciones actuales desde la perspectiva de la cirugía laparoscópica

JPEG - 4.9 KB
Jesús Manuel Salgueiro, MD, FACOG, FACS
Especialista en Obstetricia y Ginecología 787.746.5454

La cirugía mínimamente invasiva data de fines del siglo XIX, con la histerectomía vaginal. No es hasta la década del 1990, cuando comienza la época moderna de este tipo de cirugías.

Hay distintas maneras de remover un útero: por cirugía abdominal o vaginal; por histerectomía vaginal asistida con laparoscopía; y por histerectomía laparoscópica total convencional o asistida con robot.

Además, existe la histerectomía subtotal abdominal o laparoscópica. Para poder ejecutar una laparoscopía subtotal (dejando el cérvix) laparoscópica, hay que estar familiarizado con la técnica de morcelar (cortar en pedazos más pequeños) con cuchillo (manual) o con morcelador mecánico. Instituciones científicas como AAGL y ACOG recomiendan que, en un futuro cercano, se realice la mayoría de histerectomías de forma mínimamente invasiva. Esta forma de cirugía ofrece algunas ventajas, siempre y cuando el paciente y su condición médica lo permitan.

Beneficios:
  • Menos dolor;
  • Menos pérdida de sangre;
  • Menos hernias;
  • Menos infecciones de heridas;
  • Menos embolia pulmonar, trombosis venosa profunda, pulmonía;
  • Estadías más cortas en el hospital;
  • Menos uso de medicamentos para el dolor; y
  • El paciente regresa a sus actividades rutinarias en cinco días y al trabajo en dos semanas.

Limitaciones:

  • Gran control motor, fino y un aprendizaje especializado con por lo menos 30 histerectomías laparoscópicas;
  • Se pierde la percepción de profundidad;
  • Ofrece menor libertad de movimiento que la mano;
  • Necesidad de un buen asistente para cámara;
  • La coordinación de mano y ojos, es compleja;
  • El equipo laparoscópico es costoso; y
  • El reembolso es relativamente bajo por los seguros.

El nuevo sistema de cirugía robótica (Da Vinci), ofrece una óptica de alta definición, una visión en tres dimensiones y una mejor estabilidad y control fino durante toda la cirugía. Esas ventajas hacen que esta tecnología sea la mejor para los casos con complicaciones, como adherencias extensas, endometriosis, fibromas y reanastomosis de las trompas de Falopio.

Equipo de cirugía mínimamente invasiva El trabajo en equipo entre el personal médico y de asistencia en sala de operaciones así como la comunicación y cooperación con el personal de anestesia son vitales, como suele ser en las cirugías. La torre laparoscópica de alta definición para cirugía laparoscópica convencional debe tener instrumentos laparoscópicos de 5 mm y 10 mm, con trócares adecuados, manipulador uterino, fuentes de energía, escalpelo harmónico y es conveniente tener acceso a suturas modernas. También se debe disponer de un cistoscopio asignado a la sala para poder hacer un examen minucioso de la vejiga en todos los casos que lo ameriten.

Comentario

Para ofrecer las tecnologías y los tratamientos más efectivos, modernos y avanzados, hay que tener una visión comprometida a hacer cambios por el beneficio de nuestros pacientes. Además, hay que educar a los pacientes sobre las nuevas alternativas disponibles para su cuidado. En realidad, la cirugía mínimamente invasiva está al alcance de todos.