Laboratorio

Hipogonadismo masculino

JPEG - 4.7 KB
Angelisa Bonilla de Franceschini, MD
Patóloga clínica y anatómica Director Médico Laboratorios Borinquen. Directora Dpto. de Patología, Universidad Central del Caribe.
Términos relacionados y usados con frecuencia:
  • Síndrome de deficiencia de andrógeno;
  • Deficiencia de andrógeno del envejeciente (ADAM);
  • Andropausia;
  • Hipogonadismo tardío;
  • Menopausia masculina;
  • Climaterio masculino; y
  • Síndrome de deficiencia de testosterona.

El hipogonadismo en el hombre es un síndrome complejo. Los síntomas se revelan según la edad de su inicio, su severidad, su duración y la sensibilidad de la acción androgénica.

Etiología

Puede deberse a un problema intrínseco testicular (primario; hipergonadotrópico), a una falla del eje hipotálamo-hipófisis (secundario;hipogonadotrópico) o a una respuesta deficiente de los órganos “blanco” (resistencia androgénica).

Se identifican múltiples factores etiológicos como: Condiciones genéticas, defectos anatómicos, infecciones –paperas–, tumor, trauma, efectos de medicamentos –opiáceos, esteroides–, entre otros. Los casos congénitos antes de la pubertad resultan en ausencia y/o subdesarrollo de características sexuales masculinas secundarias.

El hipogonadismo hipogonadotrópico congénito (HHC) agrupa desórdenes por déficit de secreción hipofisiaria de LH y FSH, con niveles bajos de testosterona e inhibina B. Para el diagnóstico diferencial se deben hacer estudios radiológicos de hipófisis y se deben considerar: hemocromatosis juvenil, desórdenes sistémicos, problemas nutricionales y el retraso constitucional de la pubertad que es el más común antes de los 18 años.

Síntomas en adultos

En adultos, el cuadro clínico incluye la regresión de características masculinas secundarias, anemia, pérdida de masa muscular, osteoporosis, aumento de grasa abdominal e infertilidad (oligo- y azoospermia). Se asocia a: disfunción eréctil, síndrome metabólico, obesidad, COPD, diabetes y enfermedad vascular. Un síntoma clave es la pérdida de libido, pero también se asocia a la disfunción eréctil. En el proceso de envejecimiento, los hombres con deficiencia androgénica pueden manifestar ánimo deprimido, disminución de la vitalidad y energía, irritabilidad, falta de concentración, cambios cognitivos y, a veces, calores repentinos o hot flashes.

La disfunción eréctil tiene prevalencia alta; entre el 5 y el 20% de los hombres la tienen de moderada a severa. El historial clínico y sexual son útiles para el diagnóstico. La deficiencia de andrógenos llega a afectar al 30% de los hombres después de los 70 años y puede tener relación con diabetes mellitus II y complicaciones cardiovasculares y mayor mortalidad.

Diagnóstico

La evaluación hormonal básica consiste en definir el nivel de testosterona total (TT), de testosterona libre (FT) o la globulina de enlace hormonal. En pacientes sintomáticos con niveles adecuados de testosterona, se deben obtener niveles de FSH, LH y prolactina.

La evaluación consiste en determinar dos medidas de testosterona entre 7 AM y 11 AM:
  • Niveles bajo 8 nmol/L* son consistentes con hipogonadismo (indicación para sustitución hormonal);
  • Niveles sobre 12 nmol/L son adecuados (no sugieren beneficio de tratamiento hormonal); y
  • Niveles entre 8 y 12 nmol/L, lo que se conoce como la “zona gris”, recomiendan determinar testosterona libre (FT) pudiendo requerir sustitución hormonal.

*<200 ng/dl indica bajo nivel de testosterona. Los resultados de testosterona deben ser evaluados en relación con el rango reportable de cada laboratorio.