Historia

Galenus (129-216 d. C.):

El médico cuyas opiniones dominaron la medicina por más de mil años

La figura médica romana por excelencia fue Claudius Galenus, cuya influencia perduró en la medicina por muchos siglos, en especial hasta el XVI. Los conceptos de este incansable médico, algunos correctos y otros imprecisos –pero de avanzada en aquella época– establecieron las bases para el tratamiento médico de muchas generaciones.

JPEG - 1 KB
Especial para Galenus
Marco Villanueva-Meyer, MD

Claudius Galenus, también conocido en español simplemente como Galeno, fue un médico griego nacido el año 129 d. C. en Pérgamo (actual Turquía). Su padre era un rico arquitecto y terrateniente. Se dice que él lo inclinó a estudiar Medicina tras soñar con Esculapio, dios de esta ciencia, quien le predijo el destino de su hijo.

Sus inicios

Galeno se interesó desde muy joven en una gran variedad de temas hasta el momento en que se concentró en la medicina. A los 20 años Galeno ya era un therapeutes (discípulo o socio) del dios Esculapio en el templo local, donde inició sus estudios a cargo de dos seguidores de Hipócrates: Estraconio y Sátiro. Visitó después las escuelas de Medicina de Esmirna, Corinto y Alejandría. Regresó a Pérgamo el año 157, al fallecer su padre, quien le legó una gran fortuna. Durante 3 años trabajó allí, en la escuela de gladiadores, adquiriendo gran experiencia en el tratamiento de golpes y heridas.

Actividad y reconocimiento en Roma

En el año 162 Galeno se trasladó a Roma, donde pronto se hizo famoso por las curaciones y tratamientos a miembros de familias patricias que con anterioridad habían sido desahuciados, así como por su habilidad y una elocuente retórica en discusiones de carácter público. Galeno fue médico de los emperadores Marco Aurelio, Cómodo y Septimio Severo.

Escribió en griego, que en la medicina de aquella época tenía más reputación que el latín. Llegó a emplear a 20 escribientes para anotar sus palabras. Su obra fue muy amplia, llegó a tener muchos tomos y fue aceptada durante siglos prácticamente como dogma. Recién a partir del siglo XVI, con las nuevas ideas de Vesalio, gran anatomista del Renacimiento, empezaron a cambiar varios conceptos y a sacudirse los cimientos de su autoridad.

Sus conceptos médicos

Su fi siología, por ejemplo, se basó en las ideas de Aristóteles sobre la naturaleza, el movimiento, la causa y la fi nalidad. Y de Platón había tomó la noción de alma como principio vital, en la que distinguía entre alma concupiscible (con sede en el hígado), alma irascible (en el corazón) y alma racional (en el cerebro).

A las ideas humorales de Hipócrates y a las teorías de Pitágoras de los 4 elementos agregó su propio concepto de un pneuma presente en todas partes. Galeno sintió que podía explicar absolutamente todo, llegando a abandonar la anotación cuidadosa de los hechos, tan importante para Hipócrates, sobre todo cuando se trataba de citar sus milagrosas curas.

JPEG - 216.6 KB
"Galenus e Hipócrates", Mural en la Catedral de Anagni, Italia (Foto: Nina Aldin)

Su principal teoría patológica se basa en el equilibrio adecuado de los naturales, los no naturales y los contranaturales. Adoptó y elaboró la teoría hipocrática de la enfermedad como un desequilibrio de los humores, que puede resultar de defi ciencia o exceso de uno o más de ellos, o de cambios en sus propiedades de frío, calor, humedad o sequedad.

Farmacia galénica

Se atribuye a Galeno el uso de medicamentos en gran escala: él mismo recogía las plantas curativas y preparaba sus prescripciones en base a mezclas complejas. De la preparación de estos remedios, nace la palabra “galénica” que, en su acepción moderna, se refi ere a la ciencia de preparar medicamentos. Galeno preparó un medicamento conocido como “triaca” o “teriaca” que constaba de 70 ingredientes, se consideraba un antídoto universal y permaneció vigente hasta el siglo XIX. Su popularidad probablemente se debió a que contenía opio.

Culminación de su obra

Galeno terminaría su carrera en Alejandría, Egipto, lugar donde aprendería la importancia de los estudios anatómicos y fi siológicos para la Medicina, diseccionaría cadáveres y entraría en contacto con las obras de importantes anatomistas como Serófi lo y Erasístrato.

Murió en su ciudad natal, Pérgamo, en el año 216. Su obra escrita sería la primera gran enciclopedia médica llena de conocimientos y datos que en esa época eran de vanguardia y que serían mejorados, perfeccionados y corregidos, pero que por generaciones y siglos fueron respetados y valorados. Por eso su nombre, al igual que el de Esculapio, se convirtió en sinónimo de médico.