Lexico Médico

Fiebres hemorrágicas víricas

JPEG - 1.1 KB
Félix J. Fojo, MD
felixfojo@gmail.com ffojo@homeorthopedics.com

Se trata de enfermedades tropicales producidas por virus, algunas conocidas desde hace mucho tiempo y otras de más reciente aparición o descripción (emergentes). Suelen tener una alta morbilidad y, algunas, una altísima mortalidad. Su sintomatología es polimórfica, muy florida y de mediano a extremo compromiso para la vida.

El sistema inmunológico humano puede ser destruido rápidamente por estos virus. Suelen dañar el sistema microvascular y los mecanismos homeostáticos, lo que puede producir hemorragias o shock hipovolémico. Algunos virus pueden producir formas de la enfermedad no (o menos) hemorrágicas. La supervivencia de estos virus depende de un hospedero, que puede ser un animal vertebrado o invertebrado (mosquitos, garrapatas, roedores, murciélagos o desconocidos hasta ahora). Una vez inoculados al hombre, este puede convertirse en un transmisor, directo o indirecto.

Las presentaciones más conocidas, clasificadas de acuerdo con la familia del virus productor, son:

  • Togaviridae (menos hemorrágicos): fiebre de Chinkungunya, encefalitis equina, encefalitis venezolana, enfermedad del río Ross y enfermedad de O’nyong’nyong;
  • Filoviridae (altamente hemorrágicos): Fiebre de Ébola, fiebre de Marburg y enfermedad por Cuevavirus;
  • Arenaviridae (altamente hemorrágicos): fiebre hemorrágica de Lassa, fiebre hemorrágica argentina o de Junín, boliviana o de Machupo, venezolana o de Guaranito, y fiebre brasileña o de Sabia;
  • Flaviviridae (hemorragias variables): dengue (cuatro especies), fiebre amarilla, del Bosque Kyasanur, de Omsk, enfermedad del Nilo Occidental; y
  • Bunyaviridae (hemorragias variables): enfermedad por Hantavirus, fiebre del Valle del Rift, fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, encefalitis Bunyamera, encefalitis de La Crosse, enfermedad de Aino, Orepuche o Sanbu, fiebre de Nápoles y Sicilia, Unkuniemi y fiebre de las moscas de la arena de Panamá y Brasil.