Laboratorio Clínico

Eosinofilia

JPEG - 6.8 KB
Angelisa Bonilla de Franceschini, MD
Patóloga clínica y anatómica Director Médico Laboratorios Borinquen.
Directora Dpto. de Patología, Universidad Central del Caribe.

Definición

Eosinofilia se define como la cifra de eosinófilos en sangre sobre 0.5x109/L o sobre 3 a 5% de leucocitos.

La literatura indica tres niveles de eosinofilia [1]:
  • leve (de 0.5 a 1.5 x 109/L
  • moderada (de 1.5 a 5.0 x 109/L)
  • severa (sobre 5.0 x 109/L)

Con cifras sobre 1.5 x 109/L (hipereosinofilia) puede ocurrir daño a los órganos [2], cuando los eosinófilos degranulan y liberan sus mediadores. Pueden afectarse el corazón, la piel, los pulmones, los sistemas gastrointestinal, genitourinario, nervioso central y vascular. Por ello, es importante definir el nivel de “urgencia de disminuir los eosinófilos”.

Aspectos clínicos

En un paciente con eosinofilia sobre 1.5 x 109/L es mandatoria una evaluación completa. Además del examen físico y del historial clínico, hay que determinar si la condición es común y tratable, como en una parasitosis (la causa más común en el mundo) o una reacción alérgica (común donde no son frecuentes los parásitos), o saber si la hípereosinofilia por si sola está causando daño progresivo[2], por condiciones no infecciosas, en la variedad de síndromes eosinofílicos (SHE o HES).

Se debe evaluar la vivienda, viajes, dieta, ocupación, desórdenes asociados a eosinofilia, alergias y atopias, familiares con eosinofilia o con malignidad (linfomas o tumores sólidos), medicamentos, anticonvulsivos [3], nitrofurantoina, antibióticos [4] (penicilinas, cefalosporinas), antiinflamatorios no esteroidales, suplementos nutricionales y naturales, entre otros.

Pruebas de laboratorio

Confirmar con otro CBC, diferencial y absoluto, plaquetas, y extendido periférico (PBS), PT/PTT; función de hígado y riñón, análisis de orina, proteína-C reactiva de alta sensibilidad, troponinas, razón de sedimentación (ESR), Ig-E y vitamina B-12.

Diagnóstico diferencial y otras pruebas

Los asmáticos no suelen tener eosinofilia mayor a 1.5 x 109, por lo que, de ser el caso, deben ser evaluados para vasculitis o aspergilosis pulmonar alérgica, entre otras.

Los estudios serológicos para helmintos (toxocara, strogyloides stercolaris), de acuerdo a la sospecha clínica, deberán incluir examen de excreta tres días consecutivos para ovas y larvas. De haber positividad, se iniciará el tratamiento antiparasitario.

Se puede requerir radiografía de pecho, ECG, ecocardiograma, función pulmonar, tomografía computarizada de tórax y abdomen y otras pruebas.

Biopsia y estudio de médula

Para definir la etiología de hípereosinofilia, antes de iniciar la terapia, puede requerirse una biopsia y aspiración de médula ósea, incluyendo citogenética y cariotipo. El nivel de triptasa en suero puede sugerir la presencia de una mutación asociada a eosinofilia clonal. La elevación de triptasa sérica y mutación c-kit, es característica de mastocitosis sistémica. También, el síndrome de Churg-Strauss, pulmonía eosinofílica crónica y desórdenes eosinofílicos gastrointestinales han sido integradas al esquema del síndrome de hípereosinofilia.

Los criterios han cambiado desde lo establecido [5] en 1975: al inicio, no tiene que haber predilección por un órgano y la eosinofilia persistente no se define por la duración de 6 meses o más. Así, se requiere un diagnóstico preciso para el manejo efectivo de la eosinofilia.

[1] Ayalew,et.al., Review-Hypereosinophilic síndrome and Clonal Eosinophilia: Point of care. Diagnostic Algorithm and treatment update. May Clinic Press.February 2010, 85(2)158-164.

[2] TB.Nutman,Evaluation and differential diagnosis of marked, persistent eosinophilia.Immunol Allergy ClinNorthAm.2007 August: 27(3):529-549.

[3] F.Roufosse, et.al.,Practical Approach to the patient with hípereosinophilia. J Allergy Clin Immunol2010;126(1): 39-44.

[4] Habib Ur Rehman. Ypereosinophilia:A Diagnostic Dilemma. J Clin Med Res, Elmer Press; 2010:2(5); 233-238.

[5] Chusid MJ, The hypereosinophilic syndrome: Analysis of fourteen cases with review of the literature. Medicine (Baltimore)1975;54:1-27.