Suplemento Caribe GYN

El síndrome de ovario poliquístico (SOP)

JPEG - 4.7 KB
Nabal José Bracero, MD, FACOG
Director Médico, GENES Fertility Institute San Juan, Puerto Rico 787-767-2220, www.genesfertility.com

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un trastorno hormonal común que afecta a un 3% a 5% de las mujeres en edad reproductiva. Estudios en pacientes del Caribe sugieren que la incidencia del SOP es mayor (cerca del 7%) en nuestra población. Sospechamos que podría existir un patrón hereditario de este disturbio hormonal, ya que puede ocurrir con más frecuencia en mujeres de una misma familia. Por otro lado, hay teorías que asocian este síndrome con desórdenes nutricionales de la paciente al nacer y/o con el peso de la mujer en la adolescencia.

Diagnóstico

El diagnóstico de SOP requiere que una mujer presente dos de las siguientes tres características:

  1. Incapacidad para ovular de forma periódica o mensual (anovulación crónica);
  2. Hiperandrogenismo o aumento en los niveles de las hormonas masculinas, documentado por hirsutismo o aumento de pelo en la línea media del cuerpo y/o acné severo; y
  3. Ovarios sonográficamente con múltiples quistes de menos de 1 cm (llamados ovarios “poliquísticos”).

Es importante mencionar que el aspecto sonográfico “poliquístico” no es exclusivo del SOP. Cualquier condición médica que afecte la ovulación va a presentar esos hallazgos por sonografía. Las mujeres con SOP pueden tener ciclos menstruales irregulares, infrecuentes, hirsutismo, acné y/o infertilidad.

Aspectos clínicos

La anovulación en SOP lleva a exposición excesiva del endometrio (capa interna del útero) al estrógeno, lo que puede causar un engrosamiento exagerado del tejido endometrial, generando desde sangrado uterino anormal hasta la posibilidad de desarrollar lesiones precancerosas o cáncer uterino.

El síndrome metabólico es más frecuente en mujeres con SOP y se caracteriza por obesidad abdominal, anormalidades de colesterol, hipertensión, resistencia a la insulina y desarrollo de diabetes. Esto, a su vez, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, convirtiendo al SOP en un desorden médico preocupante a nivel de salud pública.

La obesidad se observa en más del 50% de las mujeres con SOP. La dieta y el ejercicio que logran pérdida de peso mejoran la frecuencia de la ovulación y la fertilidad, disminuyen el riesgo de diabetes, bajan los niveles de andrógenos y reducen los factores de riesgo asociados al síndrome metabólico en muchas mujeres con SOP.

Tratamiento La ovulación a menudo puede ser inducida en las pacientes con SOP utilizando el citrato de clomífeno (CC), un medicamento para la fertilidad administrado por vía oral. Si la ovulación no se logra con el CC, puede ser considerado el uso del letrozol oral. Aunque no está aprobado por la FDA para fines de fertilidad, el letrozol parece ser tan eficaz en la inducción de la ovulación como el CC. Las gonadotropinas (para fertilidad, inyectables) pueden utilizarse para inducir la ovulación si fallaron CC o letrozol. Sin embargo, las gonadotropinas están asociadas con un mayor riesgo de embarazos múltiples y/o excesiva estimulación de los ovarios (síndrome de hiperestimulación ovárica). Por esto, las pacientes con SOP deben ser monitorizadas cuidadosamente cuando se utilizan gonadotropinas. Finalmente, la fertilización in vitro (FIV) también puede ser una opción para estas pacientes.

Si la fertilidad no es una preocupación inmediata, las terapias hormonales suelen tener éxito en corregir temporeramente los problemas asociados con SOP. Las píldoras anticonceptivas orales (AO) son comúnmente prescritas para reducir el hirsutismo y el acné, mantener los periodos menstruales regulares, prevenir el cáncer de endometrio y evitar el embarazo.

Los AO pueden ser combinados con medicamentos que disminuyen la acción de los andrógenos, tales como espironolactona, para mejorar el hirsutismo. Los métodos de depilación como la electrólisis y el láser son especialmente útiles para tratar estos desórdenes dermatológicos cuando se combinan con los AO.

El tratamiento con medicamentos que aumentan la sensibilidad del cuerpo a la insulina, como la metformina, puede ayudar a mejorar la ovulación y reducir el riesgo de desarrollar diabetes o síndrome metabólico. Sin embargo, la metformina no se debe utilizar con fines exclusivos de mejorar la fertilidad, ni de forma crónica sin supervisión médica estricta. La paciente con SOP tiene que mantener un peso adecuado y debe verificar periódicamente sus niveles de azúcar y colesterol en sangre, así como su presión arterial. El objetivo es prevenir y/o identificar tempranamente el desarrollo del síndrome metabólico.

Comentario

En diciembre de 2012, durante la más reciente Conferencia de Consenso sobre el SOP auspiciada por los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health) en Washington, DC, se reconoció la complejidad y multiplicidad de presentaciones clínicas de SOP. En general, se acordó que el tratamiento para el SOP debe ser individualizado según la necesidad de la paciente: búsqueda de embarazo, mejorar la apariencia cosmética, corregir el sangrado uterino excesivo o prevenir la enfermedad cardiovascular, entre otras.