Historia

El rol de la industria biofarmacéutica en prolongar y mejorar la calidad de vida de los pacientes

GIF - 316 bytes
Agustín Márquez Veglio
Vicepresidente Ejecutivo Asociación de Industrias Farmacéuticas de Puerto Rico

Recientemente me comentaba un amigo psiquiatra que varias décadas atrás él no hubiese estudiado psiquiatría porque una de las alternativas más comunes para los pacientes con condiciones mentales era la reclusión permanente. Pero que hoy día los médicos cuentan con una amplia gama de medicamentos que les permite a muchos pacientes de psiquiatría funcionar efectivamente dentro de la sociedad.

Esto es así no tan solo para pacientes de psiquiatría sino para muchas condiciones médicas. Gracias a los medicamentos, hoy día las condiciones del Virus de Inmunodefi ciencia Humana (HIV-SIDA) dejaron de ser mortales para convertirse en enfermedades crónicas manejables. Para los pacientes con la enfermedad de Alzheimer los medicamentos pueden reducir el deterioro cognoscitivo, posponiendo la hospitalización hasta 30 meses.

Al fi nal del siglo 20, la expectativa de vida era de aproximadamente 47 años. Un niño que nazca hoy puede tener la expectativa de vida de más de 77.6 años. En gran medida esto se debe a la conquista, por la industria biofarmacéutica, de enfermedades que acortan la vida. Por ejemplo, las vacunas prácticamente han hecho desaparecer enfermedades tales como la difteria, la tos ferina, el sarampión y el polio. Las muertes por enfermedades cardíacas se han reducido a menos de la mitad desde la década de los 50. Las muertes por cáncer han declinado debido a mejores tratamientos y detección temprana. Desde el 1965 los medicamentos han ayudado a reducir las muertes por enfi sema en un 57 % y las muertes por úlceras por un 72%.

Las medicinas salvan vidas y disminuyen dolor, evitan y curan enfermedades. Las medicinas también ayudan a mejorar la calidad de vida de pacientes. Las medicinas mantienen a los empleados más tiempo en sus empleos y productivos en la comunidad. Ayudan a evitar incapacidades, cirugías, hospitalizaciones y reclusión en hogares de cuido.

En el 2007 la industria biofarmacéutica de Estados Unidos invirtió más de $58.8 mil millones en la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas. Según PhRMA (la asociación de industria farmacéutica de los Estados Unidos que hacen investigación y desarrollo) dicha inversión récord en Investigación y Desarrollo refl eja el compromiso inalterado de ser líderes en la consecución de nuevos medicamentos que promuevan la calidad y la expectativa de vida.

Hoy día hay más de 2,700 medicinas en desarrollo en Estados Unidos para más de 4,600 diferentes indicaciones para atender una gama amplia de enfermedades tales como cáncer, enfermedades cardíacas, HIV-SIDA y la enfermedad de Alzheimer. Más aún, todos los pacientes, ya sea al luchar contra una enfermedad mortal o en el manejo de una condición crónica, viven con la esperanza de nuevas medicinas.

Las compañías biofarmacéuticas con base de investigación y desarrollo en los Estados Unidos están comprometidas a continuar y ampliar la investigación innovadora y desarrollar nuevas y mejores medicinas y tratamientos. Estas nuevas medicinas son parte de unos avances médicos y terapéuticos que están revolucionando y mejorando el cuidado de la salud. Estos logros son el resultado de la Investigación y Desarrollo, proceso que puede tomar hasta quince años y costar más de $800 millones en lograr una sola medicina nueva.

En este proceso Puerto Rico desempeña un rol importante: Más de 100,000 personas trabajan, directa o indirectamente, para producir en nuestra Isla 13 de los 20 medicamentos que más se consumen en el mundo.

Esta industria benefi cia a diferentes grupos, a la comunidad médica, los empleados, la comunidad donde residen las fábricas, pero sobre todo a prolongar y mejorar la calidad de vida de los pacientes.