Suplemento Especial de Cuidado Crítico

El cuidado critico pediátrico:

Su desarrollo en Puerto Rico

JPEG - 6 KB
Ricardo L. García, MD, FAAP, FCCP
Director, Programa de Entrenamiento en Cuidado Crítico Sección Cuidado Crítico Pediátrico, Departamento de Pediatría, Escuela de Medicina UPR

El campo médico del cuidado crítico se caracteriza por ser cambiante, con continuos retos y situaciones amenazantes a la vida. El entrenamiento, por tanto, está lleno de desafíos que desarrollan el pensamiento crítico basando las intervenciones en aspectos clínicos del paciente. El cuidado crítico pediátrico tiene la particularidad de tener al subespecialista (intensivista pediátrico) como el medico “primario” del paciente dentro de la unidad de cuidados intensivo. Así, el intensivista pediátrico colabora en el manejo multidisciplinario junto con otros subespecialistas pediátricos, dirigiendo el cuidado del paciente en su estado más frágil y/o vulnerable.

El entrenamiento del intensivista requiere de un buen equipo de trabajo, un ambiente académico propicio y un modelaje profesional de camaradería y respeto. También requiere que el trabajo provea interacción con las subespecialidades pediátricas, que haya variedad de diagnósticos y severidad de condiciones e intervenciones. Todos estos elementos son necesarios para desarrollar las competencias indispensables para entrenar a un intensivista competente y bien preparado para los retos que involucra la subespecialidad. En Puerto Rico, quien tuvo la visión de desarrollar esta subespecialidad y entrenar a los futuros intensivistas pediátricos fue la Dra. Felicita Gotay. Como primera intensivista pediátrica en la isla, desarrolló en 1976 la primera unidad de cuidado intensivo pediátrico (PICU) en el Hospital Pediátrico Universitario, junto a la Dra. Alicia Fernández-Sein. Ambas establecieron las bases para un programa académico a través de la Escuela de Medicina de la UPR. En 1996, el programa de cuidado crítico pediátrico fue acreditado por las agencias evaluadores (ACGME) y ha permanecido acreditado en forma ininterrumpida.

Desde su inicio, este programa ha graduado un total de 11 intensivistas pediátricos, con un 100% de aprobación del board de la subespecialidad en 100% en los últimos 5 años. El programa cuenta con 8 intensivistas pediátricos con diferentes áreas de interés en este campo; toda su facultad posee el board en pediatría y 75% de ellos poseen el de la subespecialidad. Este programa de entrenamiento de tres años de duración cuenta con tres plazas aprobadas para la formación de especialistas, y su base es la unidad de cuidado intensivo pediátrico del Hospital Pediátrico Universitario. Esta unidad provee servicio a más de 700 pacientes al año, con capacidad para 18 pacientes. Es la única categorizada con el nivel I en Puerto Rico, y sirve para el entrenamiento de fellows, residentes de Pediatría, Medicina de Emergencia y Anestesia de la Escuela de Medicina de la UPR. También provee apoyo al entrenamiento de residentes de Pediatría del Hospital Municipal de San Juan, estudiantes de Medicina de las cuatro Escuelas de Medicina de Puerto Rico, participando su facultad activamente en los programas académicos. El programa de entrenamiento cuenta con una división de investigación activa, dirigida por un doctor en fisiología, la Dra. Puig, y cuenta con una electiva en investigación para estudiantes subgraduados.

La medicina en cuidado crítico pediátrico es una subespecialidad llena de retos, de estrés y de constantes cambios en la toma de decisiones. Sin embargo, la satisfacción principal es trabajar con un equipo multidisciplinarlo comprometido en el bienestar y la salud de nuestros niños. La misión del programa de entrenamiento es preparar intensivistas pediátricos competentes, comprometidos con el bienestar de sus pacientes y que sean líderes en el campo de la medicina de cuidado crítico y en la academia.