Temas de interés

Temas de Interés / Motivando

El arte de poder planificar nuestro futuro

JPEG - 5.6 KB
Dr. J.R. Román
www.motivando.com jrromanmotivando@gmail.com

"El compromiso mayor que adquirimos al nacer es hacer de nuestra vida algo extraordinario y magistral, una auténtica obra maestra con sentido, misión y propósito que justifiquen nuestro existir."

Planear la vida es construir nuestro mundo, es saber cuál será el siguiente paso que uno dará o saber qué hacer para enfrentar los obstáculos que se presenten. A la planificación de nuestro futuro le debemos dar importancia. Hay muchas personas que no planificaron su futuro en forma eficiente y que se encuentran hoy con serios problemas. Inclusive, algunos –estando en la vejez– ya no tienen tiempo para solucionar esos problemas. Pero también hay jóvenes que están en problemas por falta de esa planificación de la vida.

Al planificar se trae el futuro al presente

La planificación permite garantizar buenos resultados en la vida. Por ejemplo, en cualquier empresa la planificación es vital para lograr crecimiento a nivel general pero también individual. La planificación permite visualizar el futuro en el presente y así desarrollar un plan de trabajo para conseguir las metas deseadas.

La improvisación es todo lo contrario. Hay muchas personas que no saben ni piensan lo que van a hacer el próximo día, ni el próximo mes, año o década. Una vida improvisada trae resultados improvisados que, por lo general, no son los mejores. Por otro lado, la planificación suele llevar a que cada persona tenga éxito en la vida.

Para planificar debemos saber lo que queremos alcanzar. Tenemos que conocernos, saber nuestro potencial y nuestras debilidades. Además, tenemos que saber hacia dónde queremos ir y a dónde podemos llegar. La planificación debe verse como un intento de escribir nuestra historia en forma anticipada. Es como el mapa o la ruta para llegar a nuestra meta u objetivo. Para planificar bien hay que saber visualizar; se debe empezar visualizando.

Es importante establecer reglas básicas para definir bien nuestros objetivos:

1. ¿Qué se quiere realizar?

Debe ser algo que realmente nos motive a trabajar y a buscar alternativas y soluciones para alcanzar ese sueño. Hay que establecer una meta real; se debe sentir en el corazón y en la mente lo que es importante y lo que tiene significado en una fecha definida.

2. ¿Cuándo se quiere alcanzar la meta?

Es importante establecer la fecha en que se debe alcanzar el objetivo. Si se tiene el compromiso para una actividad en cierto día, toda la energía mental, física y espiritual trabaja para llevar a ese objetivo, inclusive aun antes de la fecha señalada.

3. ¿Cuáles son los obstáculos?

Debemos evaluar los obstáculos que pudieran impedir alcanzar las metas; pueden ser el tiempo, los hábitos, un título universitario, el dinero, la gente o hasta la falta de conocimientos. La calidad de nuestro pensamiento determina la calidad de la vida. Cuanto mejores sean las preguntas que uno se haga, mejores respuestas se obtendrán. Mientras más metas y más grandes objetivos tengamos, más necesidad vamos a tener de utilizar nuestro potencial y nuestra capacidad de realizarnos.

Comentario

Haga hoy una lista de todas las cosas que desea hacer: en lo espiritual, mental, físico, emocional, cultural, social, económico, profesional, incluyendo todas las cosas y todos los sueños que aspira llevar a cabo en la vida.

Y empiece a trabajar ahora mismo para cumplir esas cosas. Recuerde que las decisiones que uno tomó en los pasados años son el resultado de hoy y las decisiones que se tomen hoy serán el resultado del futuro. No esperemos tener resultados diferentes pensando y haciendo siempre lo mismo; planifiquemos.