Historia

El Dr. Pedro Gutiérrez Igaravídez

(1871-1935) y el Instituto de Medicina Tropical

JPEG - 5 KB
Norman Maldonado, MD
Hematólogo-Oncólogo Ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico

Las enfermedades tropicales endémicas fueron el centro de la atención de la salud pública en Puerto Rico en las primeras décadas del siglo XX. El trabajo pionero y organizativo del Dr. Bailey Ashford fue extraordinario y digno de destacarse, pero además hubo varios médicos cuya obra y esfuerzo fueron decisivos en los logros de esa etapa pionera de la lucha contra las enfermedades que diezmaban a nuestra población. Entre ellos, jugó un rol muy importante y destacado el Dr. Pedro Gutiérrez Igaravídez, quien dejó las comodidades del éxito personal que prometía su práctica privada para dedicarse a tiempo completo a la lucha contra las enfermedades tropicales.

La figura del Dr. Bailey K. Ashford ha opacado ante la historia de nuestro pueblo a un gran médico puertorriqueño que abandonó su exitosa práctica médica privada en San Juan para unirse a la gesta del Dr. Ashford para combatir la uncinariasis y otras enfermedades tropicales que afligían a la población de Puerto Rico a principios del siglo XX. Este médico fue el Dr. Pedro Gutiérrez Igaravídez.

Sus estudios

Pedro Gutiérrez Igaravídez nació en San Juan, en 1871. Estudió Medicina en España en la Universidad de Sevilla, donde se graduó en 1896. Regresó a la isla pero al poco tiempo fue a Filadelfia para realizar estudios de postgrado. A su regreso, en 1898, comenzó a trabajar en Bayamón y en su práctica privada. Cuando Ashford comenzó con la Comisión de Anemia para tratar la uncinariasis, que en 1900 había matado a cerca de 14 000 personas, Gutiérrez Igaravídez cerró su práctica y se dedicó al servicio público, uniéndose de lleno a esa gesta.

La Comisión Permanente y los Dispensarios

En 1906, cuando el Dr. Ashford y el Dr. W.W. King –los otros dos integrantes de la Comisión de Anemia– terminaron su destaque, la Legislatura creó una Comisión Permanente con el Dr. Isaac González Martínez, el Dr. Francisco Sein y Sein y el Dr. Gutiérrez Igaravídez para establecer estaciones de tratamiento y enseñanza preventiva en todos los pueblos de la isla. En 1908, la legislatura agrupó las funciones en los Servicios de Dispensarios de Anemia y se nombró al Dr. Gutiérrez Igaravídez como su Director.

Los pacientes con otras enfermedades comenzaron a acudir a los dispensarios y se les cambió el nombre a Servicios de Enfermedades Tropicales y Transmisibles. Seguidamente, se creó un cuerpo médico por competencias, se construyeron siete laboratorios y se añadió un cuerpo de enfermeras visitantes.

El Instituto de Medicina Tropical

En 1911, la Legislatura creó el Servicio de Sanidad Insular integrando todos estos programas a este servicio. Esto no fue del agrado de los miembros de la Comisión. En 1912, se creó por ley el Instituto de Medicina Tropical bajo la dirección del Director de Sanidad para estudiar e investigar las enfermedades tropicales con una asignación de 10 000 dólares. El Dr. W.F. Lippitt fue designado Director de Sanidad y se creó una junta provisional con los Dres. Bailey Ashford, José Jenaro Soler y Pedro Gutiérrez Igaravidez.

Visita a centros especializados en Europa

El Dr. Gutiérrez fue comisionado para visitar Londres y París con la finalidad de estudiar las escuelas de Medicina Tropical. Visitó la Escuela Colonial de París y luego se matriculó en la Escuela de Medicina Tropical de Londres en cursos de invierno. Después fue a la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool. Regresó a Puerto Rico y presentó un extenso informe sobre su estadía y experiencias en Europa.

Nuevo nombre y nuevos laboratorios

En 1913, se cambió y amplió el nombre a Instituto de Medicina Tropical e Higiene, nombrándose a sus miembros: El Dr. Gutiérrez fue nombrado como Director, el Dr. P. Gutiérrez Ortiz como Secretario y los demás miembros fueron el Dr. González Martínez, el Dr. Lippitt, el Dr. King y el Dr. Ashford.

En 1918, por iniciativa del Presidente de la Cámara José de Diego, se asignaron fondos para construir un edificio para los laboratorios del instituto que se encontraban en el Palacio Rojo, al lado de la Fortaleza. Allí, cada cual se fue por su lado: Ashford a estudiar el esprue, King las enfermedades de la piel, González Martínez la radiología y Gutiérrez Igaravídez la uncinariasis.

Obra científica y publicaciones

Unos de los muchos logros del Dr. Gutiérrez Igaravídez fueron el descubrimiento de varios tipos de paludismo o malaria en 1903, pelagra en 1912, esprue en 1915, babasesia en 1916, y la introducción de la vacuna de BCG para la tuberculosis.

Escribió también varios trabajos como primer autor y uno con el Dr. Ashford sobre la naturaleza de nuestro jíbaro y su enfermedad, la uncinariasis, y el impacto económico titulado Uncinariasis in Porto Rico: A Medical and Economic Problem. En 1918, en El Ateneo presentó su tratado Significación, importancia y porvenir del Instituto de Medicina Tropical e Higiene, que fue el proyecto más importante de su vida.

La Escuela de Medicina Tropical y discrepancias con Ashford

Cuando se creó la Escuela de Medicina Tropical afiliada a la Universidad de Columbia, el Dr. Gutiérrez objetó el control total que esta universidad demandaba para el acuerdo de afiliación; allí Ashford se resintió el tener que separase de sus antiguos colaboradores, aunque la amistad perduró según el mismo Ashford relató en su libro A Soldier in Science.

Comentario

El Dr. Pedro Gutiérrez Igaravídez fue uno de nuestros primeros investigadores y dedicados servidores públicos. No debemos olvidar su obra, esfuerzo y dedicación a la salud en Puerto Rico. Falleció un año después que Ashford, en 1935.

Este escrito es producto de la colaboración, asesoramiento y esfuerzo de la Profesora Carmen Santos Corrada, Directora de la Colección de Historia de la Medicina del Recinto de Ciencias Médicas.