Historia

El Dr. Guillermo Picó Santiago (1915-2005):

Líder de la oftalmología en Puerto Rico y las Américas

El desarrollo de la oftalmología debe mucho al esfuerzo y obra del Dr. Guillermo Picó Santiago, cuyo trabajo de educador trascendió internacionalmente. Él fue el primer jefe de oftalmología en nuestra Escuela de Medicina y él desarrolló en Puerto Rico un programa de entrenamiento y especialización que preparó a médicos de nuestra isla y de muchos países, sobre todo de América Latina. Los frutos de su invalorable contribución se siguen viendo el día de hoy.

JPEG - 5 KB
Norman Maldonado, MD
Hematólogo-Oncólogo Ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico

El Dr. Guillermo Picó Santiago nació en Coamo en 1905 y estudió en las escuelas públicas de esa ciudad. Ingresó a la Universidad de Puerto Rico, en la que obtuvo un bachillerato magna cum laude en Ciencias. Luego fue admitido en la Universidad de Maryland para estudiar Medicina. Allí se graduó como doctor en medicina en 1940.

Después de graduado

Seguidamente regresó a Puerto Rico para realizar su internado en el Hospital Presbiteriano y luego trabajó en la Clínica Pavía como médico. Trabajó también para el Departamento de Salud en Santurce y recuerdo bien que me relató cómo asistía al arrabal del “Fanguito” para atender los casos de malaria y tifoidea, que eran tan frecuentes en aquella época.

Luego inició su entrenamiento en oftalmología en la Escuela Graduada de la Universidad de Pensilvania, seguido por una residencia en el Hospital San Lucas de Nueva York, donde estuvo con el famoso Dr. Ramón Castroviejo. Esa residencia la terminó en 1946 y después trabajó por dos años con el Dr. Castroviejo en su práctica privada. En 1948 decidió regresar a establecerse en Puerto Rico, donde también asumió la dirección del Servicio de Oftalmología del Hospital Municipal de San Juan.

Profesor en la Escuela de Medicina

Cuando se creó la nueva Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico fue nombrado, en 1952, Profesor y Jefe de la Sección de Oftalmología del Departamento de Cirugía. Fue nuestro maestro de Oftalmología y, como sabía que la mayor parte de nosotros no íbamos a ser oftalmólogos, nos enseñó muy bien cómo evaluar el fondo del ojo, la retina, lo cual agradecimos especialmente los que fuimos internistas.

El Dr. Picó contaba con los equipos e instalaciones más modernos en el antiguo Hospital Municipal de San Juan.

Cuando la Escuela de Medicina se mudó al Hospital de Distrito Universitario en lo que sería el Centro Médico de Río Piedras y luego de Puerto Rico, el Dr. Picó continuó con los dos programas, en el Hospital Municipal y en el Hospital Universitario. La residencia obtuvo todas las acreditaciones y él comenzó a enviar a los jóvenes más talentosos a subespecializarse a los Estados Unidos. Entre los subespecialistas que se formaron en aquella época estuvieron el Dr. Víctor Díaz Bonet en enfermedades externas del ojo y el Dr. Charles Lee en patología oftalmológica; el Dr. Enrique Piovanetti en neuro-oftalmología; el Dr. José Berrocal en retina; el Dr. Luis Oms y el Dr. Ramón Portela en oftalmología pediátrica. Por otro lado, el Dr. Caleb González, que ya estaba en los Estados Unidos y se había especializado en estrabismo, fue reclutado por el Dr. Picó para volver a trabajar en Puerto Rico. Además, el Dr. Manuel López de Victoria, el Dr. Raul Yordán y Dr. Gilberto Rodríguez, oftalmólogos generales, formaron parte del grupo de médicos que trabajaron con él. Años más tarde, el Dr. López de Victoria hizo el primer implante de lente en Puerto Rico, en un paciente con cataratas.

Con el pasar del tiempo y su desarrollo, la Sección de Oftalmología se convirtió en Departamento de Oftalmología. Entre los principales colaboradores que tuvo el Dr. Picó estuvieron el Dr. Walter Kleis y el Dr. Antonio Navas. El Dr. Manuel Miranda, quien fue su primer residente, fue su mano derecha y cuando el Dr. Picó se retiró fue él quien lo sucedió en la Jefatura del Departamento de Oftalmología.

Programa internacional desde Puerto Rico

En 1964 el Dr. Guillermo Picó consiguió un donativo de los Institutos Nacionales de Salud para llevar a cabo en Puerto Rico un curso básico para médicos de Latinoamérica, el cual también incluía a los residentes de su programa; inclusive, luego vinieron a ese programa médicos de España. El curso duraba cuatro meses; para ello, se fortalecía la facultad médica local con los líderes de la oftalmología del hemisferio y se contaba con el apoyo del Departamento de Estado, que se encargaba de tramitar las visas respectivas. Inclusive, los participantes se quedaban con familias residentes cerca del Centro Médico, las que eran seleccionadas cuidadosamente por el programa. No recuerdo que hubiera un solo problema o incidente relacionado con este programa.

El Dr. Picó hizo –con este programa– realidad nuestro sueño de ser un puente entre Norte y Suramérica, similar al que hubo en el Centro Nuclear con el programa de Átomos para la Paz, solo que el de Oftalmología fue creado totalmente en Puerto Rico. Se han graduado más de mil médicos de este curso.

Legado profesional y personal

El Dr. Picó fue un líder en la Escuela de Medicina, además de haber sido Presidente de la Asociación Médica de Puerto Rico y Vicepresidente de la Academia Americana de Oftalmología. Publicó más de 50 artículos de investigación y varios capítulos en libros de la especialidad.

Además de esa inmensa herencia, el Dr. Picó dejó un gran legado familiar de oftalmólogos que haría parecer que esta especialidad fuera hereditaria: su hijo el Dr. Guillermo Pico siguió sus pasos e hizo la residencia de oftalmología en la Universidad de Columbia, en Nueva York, y es hoy un distinguido especialista en San Juan. Su yerno, el Dr. William Towsend, fue jefe del Departamento de Oftalmología por muchos años y su nieto el Dr. William Townsend Picó es un destacado retinólogo en San Juan.

En 1994 la Universidad de Puerto Rico lo distinguió con la designación de Profesor Emérito. En su honor se dicta todos los años en el Recinto de Ciencias Médicas el curso básico de oftalmología que lleva el nombre “Dr. Guillermo Picó Santiago”, auspiciado por la Asociación Panamericana de Oftalmología y la Universidad de Puerto Rico. Igualmente, la conferencia magistral de las convenciones anuales de la Sociedad Puertorriqueña de Oftalmología lleva su nombre.

El Dr. Guillermo Picó Santiago fue uno de los grandes líderes de la medicina, no solo en Puerto Rico sino en todo el hemisferio e internacionalmente.