Historia de la Medicina de Puerto Rico

El Dr. Eduardo Santiago Delpin: Cirujano de trasplantes, Profesor Distinguido de Puerto Rico y del mundo

La evolución y el desarrollo de muchas especialidades médicas en Puerto Rico han contado con el esfuerzo de pioneros médicos. Entre ellos, destaca muy especialmente el Dr. Eduardo Santiago Delpin. Gracias a su liderazgo, se cuenta hoy en la isla con un extraordinario programa de trasplantes que ha sido y sigue siendo ejemplo para otros lugares del mundo. También ha sido líder en la legislación sobre donación de órganos y tejidos. Es, además, un destacado escritor, poeta y humanista por excelencia.

JPEG - 2 KB
Norman Maldonado MD
Hematólogo-Oncólogo
Ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico

Eduardo Santiago Delpin nació en San Juan en 1941. Obtuvo un bachillerato en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y luego estudió Medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, de 1961 a 1965.

Su especialización y retorno a Puerto Rico

En 1965, inició su internado y luego la residencia en el Hospital Universitario, dirigido por el Dr. Francisco Raffucci. Después de haber demostrado que era un residente sobresaliente, el Dr. Raffucci lo recomendó para entrenarse en la nueva subespecialidad de trasplantes. De esa manera, fue aceptado al programa de Trasplantes e Inmunología en la Universidad de Minnesota. En aquel tiempo, la Universidad de Minnesota era reconocida por ser el lugar donde se iban a entrenar los mejores cirujanos. En 1971, aprobó el American Board of Surgery.

Estoy seguro de que, al terminar su entrenamiento, le tienen que haber ofrecido las mejores posiciones en los Estados Unidos y en el resto del mundo. Pero él tenía un compromiso con nuestra isla y regresó para iniciar desde cero el programa de trasplantes en Puerto Rico. Así, empezó a trabajar como Profesor Asistente de Cirugía en la Universidad de Puerto Rico.

Organizando el programa de trasplantes

Se dio a la tarea de organizar el laboratorio de inmunología y de caracterización de tejidos para poder iniciar el programa de trasplantes. Esto lo hizo con el Departamento de Patología de la Escuela de Medicina. El Hospital Universitario se encontraba saturado como para poder iniciar allí el programa de trasplantes, por lo que hizo las gestiones para logar que la Administración de Veteranos de San Juan aceptara que se estableciera en las instalaciones de su hospital el programa para toda la isla, inclusive para mujeres y civiles.

Allí empezó a desarrollar los laboratorios de investigación que se requerían para poder llevar a cabo los trasplantes. Con esa base, se dio inicio a la participación de estudiantes graduados para que aprendan y trabajen en los proyectos de investigación. Los trasplantes no eran nada sencillos en un inicio; los pacientes estaban muy enfermos y los medicamentos que se empleaban para evitar el rechazo empeoraban la situación en muchos casos y ponían a los pacientes en riesgo de desarrollar infecciones y complicaciones serias.

Pero se fue avanzando y el programa resultó ser muy exitoso. Sin embargo, la Administración de Veteranos tenía otras necesidades y hubo que mudar al programa de trasplantes. No sé aún cómo lo hizo, pero Eduardo Santiago Delpin logró que el Hospital Auxilio Mutuo aceptara recibir al programa en colaboración con el Recinto de Ciencias Médicas y el Departamento de Salud. Presumo que en ese logro tuvo mucho que ver la personalidad del Dr. Santiago Delpin: de hablar suave, claro, firme, orientado al objetivo y bien organizado; definitivamente, es la persona que uno quisiera tener al lado al estar en el Titanic. ¡Él nunca dejaría que el barco se hunda! Había asumido un enorme reto, en el cual es muy difícil ser exitoso, sobre todo debido a las muchas variables involucradas. Y lo había logrado.

Repercusión internacional

Pronto empezó a tener una gran proyección internacional y se volvió el líder de los trasplantes en América Latina. Así, participó en muchas convenciones nacionales e internacionales, en conferencias, simposios y grupos de trabajo.

En su momento, fue nombrado Jefe de Cirugía en la Escuela de Medicina y Decano Asociado de Ciencias Biomédicas y Director de Cirugía Experimental. Fue Presidente de la Sociedad Panamericana de Diálisis y Trasplante así como Director del Registro Latinoamericano de Trasplantes. Es miembro de cerca de 50 sociedades profesionales, entre ellas American Surgical Association, Association of University Surgeons y American College of Surgeons; sin lugar a dudas, un verdadero líder en todos los campos en los que participó.

Desarrollo y solidez del programa

Además, él entrenó a la Dra. Zulma González y al Dr. Luis Morales Otero, entre otros, como cirujanos especialistas en trasplantes. Se desarrollaron también nuevas técnicas y nuevos procedimientos para poder obtener riñones. Sus propias investigaciones fueron también importantes para mejorar la técnica de preservar los riñones. Colaboró activamente en el desarrollo y redacción de la legislación sobre donación de órganos y tejidos y participó en todos los cuerpos deliberantes sobre trasplante e inmunología.

En sus más de cuatro décadas de actividad, muchos estudiantes graduados y fellows de investigación han realizado sus tesis doctorales o de maestría con él. Ha colaborado activamente en el entrenamiento de cirujanos de trasplante de otros lugares y países. Participa en el Comité Editorial de múltiples publicaciones y ha escrito incontables artículos científicos y capítulos de libros. Ha sido coautor del primer texto sobre trasplantes en español, ya reeditado, y de un libro sobre trasplante y las humanidades. También ha contribuido en el desarrollo de la División de Bioética y Humanidades Médicas en el Recinto de Ciencias Médicas.

Poeta y humanista

Además de su vasta actividad en cirugía y trasplantes, el Dr. Santiago Delpin tiene otra vida: es un poeta y ha editado tres libros sobre poesía en su “tiempo libre”. Su conocimiento sobre historia, filosofía, arte y literatura es impresionante. Es un verdadero intelectual que ha logrado desarrollarse, además de apoyar el desarrollo de los demás sin aplacarlos, por lo que es querido y respetado por todos los que lo conocen.

Comentario

La Universidad of Puerto Rico lo honró como Profesor Distinguido, probablemente el más joven en la historia de nuestra Universidad.

El Dr. Santiago Delpin ha contribuido en forma extraordinaria al desarrollo de la ciencia en Puerto Rico y en todo el hemisferio.

Se han realizado en Puerto Rico ya más de 1800 trasplantes exitosos en el Hospital Auxilio Mutuo. Las vidas de tantas personas han sido tocadas por este gigante de la medicina de Puerto Rico, tan reconocido por sus pacientes, sus familiares, sus colegas y sus amigos.

Ahora, más que nunca, cuando tantos jóvenes talentosos están dejando nuestra isla, debemos mirar a aquellos que decidieron volver y se quedaron para tener un mejor Puerto Rico. El Dr. Eduardo Santiago Delpin es un símbolo de excelencia en nuestra isla. Por el bien común y de Puerto Rico, muchos deben seguir su ejemplo.