Historia

El Dr. Antonio Grillo López:

Hematólogo e investigador distinguido

Recientemente, la Universidad de Puerto Rico otorgó una distinción especial al Dr. Antonio Grillo López. Pocas veces ha sido esto tan merecido ya que se trata de un médico e investigador formado en esta institución, cuyos logros y trabajos llevaron al desarrollo de los anticuerpos monoclonales para el tratamiento y la curación de muchos miles de pacientes con cáncer, lo que también abrió el abanico a tratamientos para muchas otras condiciones médicas. La obra de este distinguido puertorriqueño tiene trascendencia mundial.

JPEG - 4.1 KB
Norman Maldonado, MD
Hematólogo-Oncólogo
Ex Presidente de la Universidad de Puerto Rico

El Dr. Antonio Grillo fue el desarrollador de las aplicaciones clínicas del primer anticuerpo monoclonal para el tratamiento de cáncer en 1997. Esto ha resultado en una explosión de conocimientos y respuestas extraordinarias en el tratamiento de linfomas, leucemias, enfermedades autoinmunes como lupus eritematoso, ITP (púrpura trombocitopénica idiopática) y enfermedades dermatológicas como pénfigo. En otras palabras, sus trabajos revolucionaron la terapia del cáncer y abrieron nuevas alternativas para el tratamiento de otras condiciones.

Sus estudios e inicios

El Dr. Grillo es natural de Hato Rey. En 1960, se graduó Magna Cum Laude del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico y en 1964 de la Escuela de Medicina de la UPR, siendo escogido como miembro de la Sociedad de Honor Alpha Omega Alpha. Luego realizó su internado en Nueva Jersey y el servicio militar en la Marina de los Estados Unidos.

Residencia, subespecialidad e investigación

Al culminar el servicio militar, regresó para hacer su residencia en Medicina Interna en el Hospital Universitario. Luego, comenzó su subespecialidad en Hematología en nuestra sección en el Hospital Universitario en el Centro Médico de Río Piedras. Al terminarla, en 1970, trabajó en nuestra facultad como profesor asistente y director del Programa Médico Regional en Hematología, Quimioterapia y Banco de Sangre, con fondos federales. En esa época trabajó en muchos programas de investigación de medicamentos para el tratamiento de leucemias, linfomas y cáncer como participante del Southeastern Chemotherapy Study Group. Aquí adquirió las destrezas que tanto le ayudaron en sus futuras experiencias.

El Dr. Grillo estuvo en la práctica privada en San Juan y en el Hospital de Veteranos como oncólogo. Sus expedientes médicos siempre fueron muy completos y su documentación muy cuidadosa. Era minucioso con todos los detalles.

Investigación en farmacéuticas

En 1980 fue a trabajar a Michigan como Director de Oncología Clínica con la farmacéutica Warner Lambert-Parke Davis. Fue nombrado a la facultad de la Universidad de Michigan como profesor asistente. En 1987 pasó a trabajar como Director Médico para Investigaciones con Dupont Merck en Delaware. En 1992 estuvo en Ginebra, como Director Médico para Investigación y Desarrollo.

Desarrollo de rituximab

En 1992 inició las actividades de una pequeña compañía llamada IDEC como su Director Médico, para trabajar en el proyecto de desarrollo de un anticuerpo monoclonal para tratar el cáncer linfático, conocido como rituximab. Este era un hibrido de ratón y humano y se precisaba ver su efecto clínico. El producto resultó efectivo y fue así que en 1997, en un tiempo récord, la FDA lo aprobó como el primer anticuerpo monoclonal para el tratamiento de linfomas refractarios.

Con gran celeridad y en poco tiempo se logró concluir otros estudios coordinados por el Dr. Grillo, los que lograron demostrar que el producto curaba ciertos tipos de cáncer linfático cuando se añadía a las terapias convencionales. Lo que ocurrió fue que cada vez más leucemias, linfomas y condiciones autoinmunes respondieran al rituximab, conocido como también como rituxán.

Otros productos noveles

El Dr. Grillo desarrolló muchos otros agentes terapéuticos. Uno de ellos, conocido como zevalin utiliza la molécula de rituximab marcada con un isótopo radiactivo, que se emplea para curar los linfomas de células CD 20 positivas. Todos los resultados de los trabajos del Dr. Grillo fueron ampliamente reconocidos en todo el mundo. En 2001 se retiró de IDEC. Hoy en día, anualmente unos 50 000 pacientes afectados por linfomas en todo el mundo se curan al ser tratados con rituximab.

Publicaciones científicas y cargos

El Dr. Grillo tiene más de 300 publicaciones científicas en revistas internacionales y ha sido consultor del Instituto Nacional de Cáncer y de la FDA.

Reconocimientos

Estos descubrimientos lo han llevado a recibir numerosos reconocimientos de diversas organizaciones. En 1996 recibió el Triumph Award de la Sociedad de Leucemia de los Estados Unidos. En 2002 le otorgaron la Evelyn Hoffman Memorial Award por la Fundación para las Investigaciones de Linfoma de América. En 2004 le otorgaron el Discovery Health Channel Medical Honors Award por los logros en las investigaciones clínicas en cáncer. En 2006 le otorgaron el Health Hero Award de la Sociedad de Leucemia y Linfoma en la categoría de investigaciones científicas.

Estos y muchos otros reconocimientos testifican la importancia de sus investigaciones en el campo de la medicina. El Dr. Antonio Grillo ha sido miembro de innumerables juntas de directores de compañías y organizaciones cívicas. En San Diego, California, se construyó la Casa de Puerto Rico en el Parque Balboa, que él ha presidido, y donde hay una biblioteca dedicada al Dr. A. Grillo.

Comentario

Por todos estos logros, la Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico aceptó la recomendación de los organismos del Recinto de Ciencias Médicas para otorgarle el grado de Doctor Honoris Causa en Investigación Científica. Este doctorado fue otorgado el 7 de junio de 2013 en la ceremonia de graduación del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

El Dr. Antonio Grillo está casado con Soqui Marxuach, tiene 3 hijos y 4 nietos. Su contribución a la ciencia, a la medicina y a la humanidad trasciende nuestras fronteras.