Invitado del mes

Opinión invitado

Dispareunia: Encuesta REVEAL y la comunicación con el médico

JPEG - 4.1 KB
Susan Kellogg, MD
Cofundadora del Instituto de Salud Pélvica y Sexual de Filadelfia

Aproximadamente la mitad de las baby boomers postmenopáusicas están de acuerdo en que todavía es un tabú en la sociedad aceptar los síntomas de menopausia, como la sequedad vulvar y vaginal, y la dispareunia (dolor con las relaciones sexuales). Este es uno de los resultados de la encuesta REVEAL que se realizó en diciembre de 2008 entre 1006 mujeres postmenopáusicas de 45 a 65 años por vía telefónica y entre 602 profesionales de la salud por vía electrónica.

La encuesta fue conducida por tres investigadores: la Dra. Sheryl Kingsberg, catedrática de los departamentos de Biología de la Reproducción y Psiquiatría de la Escuela de Medicina de Case Western Reserve University, el Dr. Michael L. Krychman, director del Southern California Center for Sexual Health and Survivorship Medicine en Newport Beach, California, y esta servidora.

Cerca de 9 de cada 10 de las encuestadas estaban de acuerdo en que su salud sexual es importante para ellas. Sin embargo, el 41% por ciento no había hablado con nadie sobre ello en los últimos 12 meses. La mitad de ellas coincidía en haber aprendido a vivir con las molestias ginecológicas (como la sequedad) como parte normal del envejecimiento.

Una de cada cuatro (25%) informó experimentar dispareunia, por lo menos, algunas veces. La mayoría de ellas (56%) estaba de acuerdo en que estaban menos activas sexualmente como resultado de la dispareunia. Entre las que no habían hablado con su profesional de la salud y que sufrían de dispareunia, la razón principal era la vergüenza (39%), seguida por la creencia de que la medicina no puede hacer nada (26%). Además, una de cada cuatro encuestadas no creía que ésta fuera una conversación apropiada para tener con un profesional de la salud.

Si bien casi todos los profesionales de la salud encuestados (95%) consideraban que tratar la salud vulvar y vaginal de la mujer era importante para su bienestar general, fueron menos los que informaron que era poco probable que discutieran este tema y la dispareunia con sus pacientes. De hecho, solo el 36% informó hablar regularmente con sus pacientes sobre estos temas.

JPEG - 24.7 KB
Henry Moore, Reclining Figure (1951). Andrew Dunn. CC Attribution ShareAlike 2.0