Léxico Médico

Coma

JPEG - 3.7 KB
Félix J. Fojo, MD
Ex Profesor de la Cátedra de Cirugía de la Universidad de La Habana ffojo@homeorthopedics.com felixfojo@gmail.com

La palabra coma proviene del griego y significa sueño grande o profundo. Es un estado de pérdida de la conciencia profundo y mantenido en el tiempo. Se le ha denominado también estado vegetativo, pero este nombre tiende a no utilizarse en la actualidad.

La persona en coma está viva, presenta signos vitales, pero no puede moverse por sí misma ni responder de forma activa a su entorno. Clásicamente se ha estipulado que el estado de coma dura unas cuatro semanas y que luego el paciente despierta en forma brusca, progresiva, o muere. Las tecnologías médicas han modificado estos conceptos, al extremo de que hay casos que han estado en coma por meses y años.

Salir del estado de coma no significa curación de la enfermedad ni de la lesión que lo produjo. Muchas personas que salen del coma quedan con secuelas, físicas, neurológicas, psicológicas, intelectuales, o todas juntas y de diferente magnitud. El estado de coma no debe confundirse con mutismo aquinético, abulia, catatonia, relajación muscular profunda anestésica, catalepsia y varios estados neurológicos, psicológicos o farmacológicos que deben ser diferenciados. Su profundidad varía de un caso a otro. Se suele dividir en superficial y profundo, pero se manejan otras clasificaciones más complejas. En emergenciología se suele usar la escala de Glasgow.

Las causas etiológicas del coma son múltiples: traumatismos encefálicos, disminución del aporte de oxígeno al cerebro (paro cardiaco, síndrome de ahogamiento incompleto), trastornos metabólicos (coma diabético), fallos orgánicos únicos o múltiples (insuficiencia hepática aguda), infecciones (shock séptico, encefalitis), intoxicaciones, entre otras. El coma inducido es una forma de tratamiento médico y debe ser estudiado aparte. El pronóstico de un coma es variable, depende de muchos factores endógenos y exógenos, y debe ser establecido por los especialistas pues deben considerarse también elementos éticos. El concepto de muerte cerebral (o su ausencia) es importante en el manejo de los comas prolongados.

El tratamiento incluye el soporte de las funciones vitales, las causas etiológicas y otras variables, y está en manos de un personal multidisciplinario muy especializado.