Suplemento Cardiología

Cardiología Intervencionista:

Más allá de las coronarias

JPEG - 6.5 KB
Pedro J. Colón-Hernández, MD, FACC
Cardiología Intervencionista Presidente Sociedad de Cardiólogos Intervencionistas de PR Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe, San Juan, Puerto Rico 787.771.3030/3040

Luego de llevarse a cabo un procedimiento de revascularización percutánea coronaria, ya sea por stent o por angioplastia, desaparece la angina y/o se detiene la evolución de un infarto cardiaco, de acuerdo a lo que se esté tratando y a la situación clínica relacionada.

Si bien cuando se coloca un stent dentro de una arteria se soluciona un problema muy serio, es cierto también que se está originado un nuevo problema que requiere de una solución. Esto ocurre porque, en ese momento, comienza un proceso de sanación, en el cual las plaquetas juegan el rol más importante del proceso antiinflamatorio, al tratar de aislar la prótesis colocada, formando un coágulo.

Terapia antiplaquetaria dual

Es importante que estos pacientes reciban terapia antiplaquetaria dual (DAPT) para evitar una trombosis dentro del stent. La trombosis bloquea el flujo de sangre en la coronaria tratada, provocando un infarto cardiaco, con todas sus potenciales consecuencias, incluyendo la muerte.

La DAPT consiste en aspirina y un bloqueador del receptor de adenosín difosfato (ADP) en las plaquetas, ya sea ticlopidina, prasugrel, ticagrelor o clopidogrel. Otras alternativas o anticoagulantes, como persantina o warfarina, no protegen al paciente adecuadamente, por lo que sería una mala práctica utilizar alguna de las últimas mencionadas en lugar de un bloqueador del receptor de ADP, lo que ha sido demostrado en forma categórica en estudios clínicos previos.

Tipo de stent y terapia antiplaquetaria

El tiempo del tratamiento antiplaquetario es sumamente importante y depende del tipo de stent que se implante, ya que no todos los stents son iguales. En los stents metálicos, no medicados (BMS), el endotelio tarda en promedio 30 días en cubrir el stent. En los stents medicados (DES) toma más tiempo ya que el medicamento impregnado en el stent modula la rapidez y el crecimiento del endotelio para reducir las posibilidades de reestenosis o reobstrucción. Así, la recomendación es tratar a estos pacientes por 12 meses. Pero existen situaciones clínicas en las que un paciente con síndrome coronario agudo se beneficia de la terapia DAPT por un tiempo de 9 a12 meses, aunque se le haya implantado un BMS (lo que fue demostrado en el estudio CURE).

Importancia de informar sobre el tratamiento

La comprensión del tratamiento por parte del paciente puede mejorar su colaboración y compromiso para tomar la medicación regularmente.

Del mismo modo, es importante que las instituciones administrativas estén al tanto de las ventajas e importancia de este tratamiento, para que de ese modo se brinde las mayores facilidades a los pacientes. De esta manera, se evitarán complicaciones burocráticas y pérdidas de tiempo, no solo de los pacientes sino también del personal administrativo y de los mismos médicos. En relación a esto y desde un punto de vista práctico, es importante que se pueda garantizar, por lo menos, el primer mes de la medicación antiplaquetaria.

Comentario

Un procedimiento de revascularización con stent suele requerir un tratamiento con antiplaquetarios, y la terapia dual, en general, es la opción a elegir. Informando a los pacientes y a las instituciones competentes se podrá lograr una mayor eficacia para lograr el objetivo de ayudar a nuestros pacientes con eficiencia y seguridad.