Suplemento Otolaringología

Cáncer de cabeza y cuello:

JPEG - 1.1 KB
Carlos Pérez-Mitchell, MD
Otolaringólogo Hospital HIMA / San Pablo, PR

El cáncer de cabeza y cuello representa un gran reto tanto para el paciente como para el médico que lo trata. Este tipo de cáncer puede afectar funciones básicas y críticas para la sobrevivencia, como son el tragar y el habla. En términos de tratamiento, el reto está en el diagnóstico temprano y en disponer de un grupo multidisciplinario que abarca diferentes especialidades.

Incidencia y estadísticas

En los Estados Unidos, este tipo de cáncer es el sexto de los más comunes. En Puerto Rico, la incidencia es más alta y el cáncer de cabeza y cuello ocupa el quinto lugar. Según las estadísticas locales, se diagnosticaran en el último año de 500 a 600 casos nuevos de esta malignidad.

Este tipo de cáncer es más común en varones de 50 a 70 años. El 90% de los pacientes diagnosticados son fumadores crónicos y/o bebedores. Otros factores de riesgo son el masticar tabaco, la exposición a agentes químicos industriales, a asbestos y el reflujo crónico.

En la última década, hemos visto un aumento significativo en este tipo de malignidad, en pacientes jóvenes entre los 30 a 50 años de edad. Este grupo se caracteriza por no tener hábitos tóxicos como el cigarrillo o la bebida. Se postula que estos pacientes padecen de una infección crónica con el virus de papiloma humano (HPV), el que puede ser transmitido por contacto directo durante el sexo oral.

Presentación y síntomas

Las áreas más comúnmente afectadas por esta neoplasia son la lengua, la garganta y las cuerdas vocales.

Debemos estar muy pendientes frente a signos y síntomas específicos. Esto puede ser el arma más poderosa para poder ofrecer ayuda a tiempo. Una úlcera en el área de la boca, en la lengua o en las encías, que no sane en 2 semanas, debe ser evaluada por un especialista para una biopsia. Igualmente, un dolor al tragar que no se alivie luego de 2 semanas, o una ronquera que no mejore luego de un par de semanas también deben ser evaluados en forma prioritaria por un otorrinolaringólogo. Por último, cualquier masa o nódulo que encontremos en el cuello, requiere de una evaluación cuidadosa.

Tratamiento

Las alternativas terapéuticas para el cáncer de cabeza y cuello incluyen básicamente tres opciones.

La cirugía, que puede ser necesaria dependiendo del área afectada y el estadio del tumor. En algunos casos se debe ser extremadamente agresivo, en especial cuando se diagnostica la enfermedad en estadios avanzados. Una nueva modalidad quirúrgica, aprobada por la FDA en 2009, es la cirugía robótica. Este tipo de procedimiento se utiliza sobre todo para tumores a los que se puede acceder a través de la boca, sin incisiones en la cara y con una precisión, a veces, mayor que la cirugía convencional.

La cirugía requiere muchas veces del complemento de una radioterapia, dependiendo del tipo de tumor, de los hallazgos quirúrgicos, del grado y extensión del tumor. A veces, también se necesita añadir una quimioterapia, en especial cuando hay tumores avanzados o con metástasis.

Comentario

El cáncer de cabeza y cuello es una enfermedad agresiva y difícil de tratar si no se diagnostica a tiempo. Todavía no hay una prueba para la detección temprana o despistaje, por lo que es muy importante prestar atención a los síntomas de cada paciente, para que, en el caso de una duda o sospecha, podamos hacer una evaluación especializada lo más tempranamente posible. De esa manera se podrá detectar las lesiones lo antes posible, y mejorar así el pronóstico de los pacientes afectados.