Suplemento Especial Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología

Bebidas endulzadas y menarquia temprana

JPEG - 5.2 KB
Francisco Nieves-Rivera, MD, FAAP
Endocrinólogo Pediátrico

La evidencia científica muestra que hay una relación entre el consumo de bebidas endulzadas y la menarquia a menor edad. Hay datos, desde principios de la década de 1990, que muestran en 1 de cada 6 niñas la aparición de características sexuales (vello púbico, crecimiento mamario, entre otros) a más temprana edad de lo que se definía como normal. Incluso, hay estudios que reportan un descenso en la edad de la menarquia en hasta 4 meses.1 Esto ha llevado a revisar la definición de la aparición de características sexuales secundarias.

Factores relacionados con la menarquia temprana

Además del origen étnico, hay otros factores que se han considerado en la menarquia a temprana edad. Estos son: el que la madre haya tenido la menarquia también temprano en la vida, haber tenido bajo peso al nacer, ser obeso, haber sido adoptado, ausencia de la figura paterna en el hogar y posible exposición a sustancias disruptoras del sistema endocrino.1-2

Estudio: bebidas endulzadas y menarquia

Recientemente, se estudió en una población de niñas el impacto que el consumo de bebidas endulzadas podía tener en la edad de la menarquia. Esto se hizo sobre la base de datos de un ensayo clínico conocido como GUTS –Growing up Today Study–, que es un estudio prospectivo sobre 16 000 niños, iniciado en 1989 como subestudio del Nurses’ Health Study II en 14 estados de los Estados Unidos. Se presentó un cuestionario inicial a los participantes, desde 1996, que incluyó características personales entre los 9 y los 14 años. Esto se repitió anualmente. Para el análisis final y las conclusiones del estudio se incluyó en total a 5581 niñas. A cada participante se le preguntó con qué frecuencia consumía una porción típica de bebida. Una porción correspondía a una lata o vaso de refresco, a un vaso de bebida de frutas no carbonatadas o a un vaso/lata/botella de té endulzado. El total del consumo de bebidas endulzadas se estimó como la suma de bebidas de frutas endulzadas y a los refrescos que no son de dieta y té endulzado.3

Resultados del estudio

Los investigadores encontraron que las jóvenes entre 9 y 18,5 años que reportaron consumir más de 1,5 porciones de bebidas endulzadas al día tenían en promedio un 26% mayor de probabilidad de tener la menarquia al mes siguiente cuando se les comparaba con aquellas que consumían menos de 2 porciones de bebidas endulzadas por semana. Esto se observó también después de ajustar las variables ya conocidas que pueden influenciar la edad en que ocurre la primera menstruación. En otras palabras, en este estudio prospectivo de niñas de los Estados Unidos, con seguimiento por 5 años, se encontró que aquellas jóvenes que consumieron más de 1,5 porciones de bebidas endulzadas al día reportaban la aparición de la menarquia en promedio 2,7 meses antes que las que consumieron menos de 2 porciones por semana. (La representación de minorías fue exigua, por lo que no se pudo hacer comparaciones entre estos grupos.)

Comentario

A pesar de que tuvo ciertas limitaciones, el estudio muestra que el consumo de bebidas endulzadas se asocia a la aparición del primer periodo menstrual antes de lo esperado. Esto cobra singular importancia en vista del aumento en el riesgo de cáncer de seno estimado en un 5% por cada año cuando se adelanta la aparición de la menarquia.3-5

Referencias

  1. Fuqua J. J Clin Endocrinol Metab 2013; 98:2198-2207.
  2. Carel J, Leger J. N Engl J Med 2008; 358;2366-2377.
  3. Carwile JL, Willett WC, Spiegelman D, Hertzmark E, Rich-Edwards J, Frazier AL, Michel KB. Reproductive Endocrinology. 2015; 30:675-683.
  4. Karageorgi S, Hankinson SE, Kraft P, de Vivo. Int J Cancer 201;126: 208-216.
  5. Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Menarche, menopause, and breast cancer risk: individual participant meta-analysis, including 118964 women with breast cancer from 117 epidemiological studies. Lancet Oncol 2012;13: 1141-1151.