Carta del Editor

Ante lo nuevo o imprevisto

JPEG - 2.9 KB
Marco Villanueva-Meyer, MD
mvm@revistagalenus.com

Ocurre en la vida que nunca faltan las situaciones imprevistas o sorpresas –llamadas a veces accidentes o fatalidades– que pueden tener muchas incógnitas y variables abiertas que nos pueden afectar, preocupar o acongojar. Pero al final, si las recibimos como asuntos para resolver y para salir adelante, casi siempre ocurrirá lo siguiente: las resolveremos y saldremos adelante. Esos imprevistos y sorpresas son finalmente los retos de la vida y el solucionarlos con actitud positiva, esfuerzo y tiempo, nos permite, además, ganar y adquirir fortaleza. Esto último, en el trabajo médico, suele denominarse experiencia.

Así por ejemplo, si todo fuera programado o programable, la labor del médico sería muy sencilla y a veces innecesaria. Pero la realidad y la vida en general son más bien una cuestión –y a veces sucesión– de situaciones impredecibles e inesperadas y, en ocasiones, incomprensibles. Estas situaciones son muchas veces la razón de nuestra creatividad y de la energía que surge de lo más profundo de nuestra naturaleza como respuesta a circunstancias críticas o a necesidades mayores, a emergencias o, simplemente, a problemas por resolver. Así, con una actitud positiva surgirán muchas veces las soluciones que no dejarán de sorprendernos.

Afrontar los retos e imprevistos fue probablemente la actitud de quienes se mencionan en algunos artículos de este número de Galenus: Así ocurrió con el joven Dr. Ashford cuando decidió regresar a Puerto Rico –a pesar de haber contraido acá la malaria que casi lo mata– probablemente impulsado por el amor a una muchacha de Mayagüez, y que lo llevó a una vida llena de trabajo y servicio en Puerto Rico, con resultados extraordinarios de repercusión universal. Y así fue también en el caso del ya maduro investigador alemán Röntgen, quien luego de años de trabajos y de pasar días y noches encerrado en el laboratorio de su casa, descubrió los rayos a los que nunca deseó poner su nombre y que no quiso patentar porque los consideraba como patrimonio de la humanidad.

En este número de Galenus hay información que esperamos disfruten; mucha de ella ha sido preparada por destacados médicos para compartir sus conocimientos y experiencias, con el criterio que nos debe guiar: el de compartir para progresar.

¡Saludos, amigos!