Relación entre el hipotiroidismo y el síndrome metabólico

JPEG - 4.5 KB
Luis Raúl Ruiz Rivera, MD, FACE
Endocrinólogo
Ex Presidente, Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología (SPED)

Síndrome metabólico y riesgos asociados

El síndrome metabólico es una constelación de factores de riesgos metabólicos interrelacionados que promueven la enfermedad aterosclerótica cardiovascular. Varios estudios poblacionales amplios han demostrado que el síndrome metabólico es la causa de un aumento al doble del riesgo relativo de tener enfermedad aterosclerótica cardiovascular en pacientes no diabéticos. Asimismo, aumenta en 5 veces el riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 en comparación con pacientes sin el síndrome. Si reconocemos que la diabetes tipo 2 es, de por sí, un factor de riesgo coronario, entenderemos fácilmente la correlación entre estos factores.

Al presente, el síndrome metabólico tiene muchos factores de riesgo subyacentes, siendo los principales la obesidad central y la resistencia a la insulina. Otros factores asociados son la inactividad física, el envejecimiento, los desbalances hormonales y la predisposición genética y étnica.

Función tiroidea y aspectos metabólicos

La función tiroidea regula una gama de parámetros metabólicos. De hecho, afecta significativamente el metabolismo de las lipoproteínas como también otros factores de riesgo cardiovasculares. El hipotiroidismo se caracteriza por una inadecuada absorción de glucosa del tracto intestinal y un retraso de la asimilación periférica de la gluconeogénesis y de una disminución de la disposición en los tejidos periféricos.

Estudios recientes han demostrado que aun estando en estado eutiroideo, una función hormonal baja predispone a un aumento del colesterol, de la glucosa, de la insulina y de la resistencia a insulina [low T4 syndrome]. Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo se pueden asociar a una resistencia a la insulina debido a varios mecanismos como una secreción alterada de insulina y una hiperlipidemia. Además, tanto el hipotiroidismo franco como el subclínico pueden tener una secreción atenuada de insulina y una disminución de la sensibilidad a la insulina lo que, a su vez, causa obviamente resistencia a la insulina y aumenta el riesgo cardiovascular, en especial cuando se asocia con dislipidemia y con hipertensión arterial. El hipotiroidismo y el síndrome metabólico per se aumentan la morbilidad y la mortalidad cardiovascular.

Estudio sobre hipotiroidismo y síndrome metabólico

A continuación, describiremos las conclusiones de un estudio retrospectivo llevado a cabo en el Departamento de Medicina del Einstein Medical College. En este estudio se definió el hipotiroidismo como un valor de TSH sobre 4.9; habiendo estado la mayoría de los pacientes en tratamiento con hormonas tiroideas. El síndrome metabólico se definió según la Tabla 1 (debemos notar que se usó el índice de masa corporal –BMI– y no la circunferencia abdominal –waist circumference–, y el valor de glucosa en ayunas (FBS, sobre 110). El 28.2% de los eutiroideos y el 51.8% de los hipotiroideos cumplieron el criterio establecido del síndrome metabólico. Sin embargo, los pacientes con síndrome metabólico tenían un TSH más elevado.

JPEG - 34.3 KB
Tabla 1: Definición de síndrome metabólico (cuando se cumplen por lo menos 3 de los 5 criterios indicados)

Discusión

Las hormonas de la glándula tiroides juegan un papel importante regulando el balance energético y el metabolismo de la glucosa y de los lípidos, que son componentes del síndrome metabólico. Múltiples estudios poblacionales han confirmado la correlación positiva entre el TSH y el índice de masa corporal (BMI), la hipertensión arterial –en especial la presión diastólica–, el colesterol y los triglicéridos. Los pacientes con disfunción tiroidea como tal, están en alto riesgo de tener mayor morbimortalidad cardiovascular.

Así, se postula que siendo el síndrome metabólico per se ya un factor de riesgo coronario al sumársele el hipotiroidismo, el riesgo cardiovascular aumentaría y sería aún mayor. De hecho, en un estudio realizado en Taiwán se demostró que aun pequeños incrementos del TSH (sobre 10), como en el hipotiroidismo subclínico, pueden ser un factor de riesgo para el síndrome metabólico, lo cual puede resultar importante al evaluar a estos pacientes.

El síndrome metabólico puede contribuir a la asociación entre el hipotiroidismo y la enfermedad aterosclerótica, como la isquemia cardiaca, la enfermedad cerebrovascular y la enfermedad periférica vascular. Se advierte que en ese estudio se utilizó solamente un criterio de síndrome metabólico y que sería también interesante estudiar la asociación del hipotiroidismo con el modelo homeostático para evaluar la resistencia a insulina (Homeostatic Model Assessment for Insulin Resistance, HOMA-IR), el índice de triglicéricos y lipoproteína de alta densidad (TRGL/HDL) y la proteína C-reactiva (CRP).

Conclusión

Estos y otros estudios sugieren que los pacientes con hipotiroidismo están en mayor riesgo (de 2 a 5 veces) de desarrollar el síndrome metabólico, lo que a su vez puede contribuir a que haya un riesgo aumentado de desarrollar enfermedad aterosclerótica cardiovascular.

Teniendo esto en consideración, podemos decir que no se le debe negar una evaluación de TSH a todo paciente que presente características de síndrome metabólico, sobre todo en nuestra población que tiene una muy elevada prevalencia de obesidad, hipertensión y dislipidemia.

Copyright 2020 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0