Médicos militares:

Los doctores Leonard Maldonado y Enrique Méndez

A fines del siglo XIX, las cirugías al cerebro tenían una mortalidad muy alta, sobre el 90%. Gracias a los avances en asepsia, anestesia, control del sangrado y, sobre todo, al trabajo del Dr. Harvey Cushing, esto se mejoró mucho a inicios del siglo XX. Él fue un gran investigador, neurocirujano, patólogo, científico de la endocrinología, inventor y escritor, entre otras cosas. Es considerado el padre de la neurocirugía moderna como especialidad profesional (junto con Ernest Sachs, 1879-1958) y quien llevó a los Estados Unidos a la vanguardia en este campo.

JPEG - 5 KB
Norman Maldonado, MD
Hematólogo-Oncólogo
Ex Presidente de la
Universidad de Puerto Rico

Desde que Puerto Rico pasó a ser un territorio de los Estados Unidos, ha tenido muchos médicos que han servido bien a las fuerzas armadas, desde la Primera Guerra Mundial hasta el presente. Los soldados de Puerto Rico han derramado su sangre y los médicos puertorriqueños han salvado muchas vidas. Miles de médicos hemos servido cuando se nos lo ha pedido, en varias guerras –en especial en las guerras de Corea y de Vietnam– pero también en tiempos de paz.

El Dr. Leonard Maldonado

Mi hermano Leonard nació en 1923 y estudió en Puerto Rico en la escuela pública de Adjuntas y se graduó de la Ponce High. Luego, recibió una beca para estudiar en la Universidad de Columbia en Nueva York, donde se graduó de Premédica. Fue admitido a estudiar Medicina en el Long Island Medical College, hoy State University of New York, durante la Segunda Guerra Mundial, estudiando como ingresado al Ejército. Luego de su internado –y ya habiendo terminado la guerra– fue destacado al Hospital Gorgas en la zona del Canal de Panamá. En 1950 fue asignado a Puerto Rico, al Hospital Rodríguez en el Fuerte Brooke, en San Juan, donde estuvo hasta el año 1952.

Fue admitido al servicio de cirugía del Brooke Army Medical Center en San Antonio, Texas, donde hizo su especialidad en Urología. Al terminar, fue asignado como Jefe de Urología al Hospital William Beaumont en El Paso, Texas, y allí fue ascendido a Mayor. Luego, pasó a ser Jefe de Urología en el Hospital Letterman en San Francisco. Para esa época, fue ascendido a Teniente Coronel. Cuatro años más tarde, regresó a El Paso como Jefe de Urología y fue ascendido a Coronel; tenía recién 33 años. En 1962, durante la crisis de los misiles en Cuba –mientras yo estaba en Alemania cumpliendo con mi servicio militar– fue designado Jefe del Hospital de Campo para la posible invasión de Cuba, la cual no se llegó a producir. Al terminar su destaque, regresó como Jefe de Urología al Hospital William Beaumont.

Unos años más tarde, en 1966, durante la Guerra de Vietnam fue asignado como Comandante de ocho hospitales de campo (Field Hospital Commander) en Vietnam. Allí estuvo por un año, viviendo en un vagón y volando en un helicóptero, dirigiendo durante la guerra los servicios médicos de los ocho hospitales. Terminada la guerra, regresó a su posición en El Paso, la cual ocupó por los siguientes 30 años, siendo Director Médico Interino en varias ocasiones. Allí le tocó compartir con otro urólogo que había llegado de Puerto Rico y quien se había graduado de mi clase de la Escuela de Medicina, el Dr. Fernando Diaz Ball con su esposa la Dra. Celia Ramírez, también de mi clase médica. Con ellos entabló una gran amistad.

Leonard se retiró en 1991, luego de 50 años en el servicio activo. Para su retiro, que consistió de muchas actividades, estuvo presente su amigo el General Enrique Méndez, Secretario Auxiliar para Asuntos Médicos de la Defensa de los Estados Unidos. Luego, y ya como médico civil, Leonard continuó trabajando en la clínica ambulatoria de urología de su hospital por los siguientes 10 años. Sirvió al Ejército por 60 años, más que ningún otro médico en la historia de los Estados Unidos. Leonard cumplió recientemente 95 años.

El Dr. Enrique Méndez

El Dr. Enrique Méndez nació en San Juan en 1931. Estudió Biología en el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de Mayagüez (RUM) y Medicina en la Universidad de Loyola en Chicago. Hizo su internado en el Mercy Hospital de Chicago. Luego, ingresó al Ejército de los Estados Unidos e hizo una residencia en Medicina Interna en el Brooke Army Medical Center en San Antonio. En 1960, fue asignado a Tripler Medical Center in Hawaii, donde estableció un sistema de diálisis renal. En 1963, fue enviado a Texas al Medical Field Army School del Fuerte Sam Houston como instructor en la escuela para los médicos que ingresan al ejército y a la cual ellos deben asistir por un periodo de 6 semanas antes de ser asignados a sus labores. En 1967, el Dr. Méndez fue promovido a Teniente Coronel y enviado a Alemania como Cirujano de la Tercera División Armada. En 1970, fue promovido a Coronel y Jefe de los Cuerpos Médicos de Carrera. En 1980, recibió el nombramiento de Comandante del Centro Médico Walter Reed en la ciudad de Washington y ascendido a Brigadier General. Se retiró del ejército en 1983 con el rango de Mayor General (dos estrellas).

En 1985, volvió a Puerto Rico al ser nombrado Presidente y Decano de la Escuela de Medicina de Ponce, donde realizó una labor encomiable. En 1989 el Gobernador Rafael Hernández Colon lo nombró Secretario de Salud de Puerto Rico, puesto que ocupó por 2 años.

En 1990 fue nombrado Secretario Asistente para Asuntos de Salud del Departamento de la Defensa de los Estados Unidos. Estando en esa posición fue cuando asistió al retiro de mi hermano Leonard. El Dr. Méndez ha recibido innumerables reconocimientos, premios y distinciones honorificas. Él es, sin lugar a duda, uno de los médicos militares más prominentes que han tenido las Fuerzas Armadas los Estados Unidos.

Los caminos se juntan

Leonard Maldonado llegó al rango de Coronel a la edad de 33 años, pero nunca quiso dejar de atender pacientes, lo que era un requisito para ser ascendido a General. Sin embargo, durante las ceremonias de su retiro recibió las mayores distinciones, el Departamento de la Defensa envió en forma oficial al General Enrique Méndez y se le dio su nombre a la Clínica de Urología del Hospital.

Han sido miles los médicos de Puerto Rico que han servido con lealtad, dignidad, valentía y competencia a los militares, a sus familiares y también a pacientes de otros países mientras estaban en distintas partes del mundo.

Referencias

Copyright 2018 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0