SALUD MENTAL

La salud mental en Puerto Rico:

Crisis sobre crisis...

En los Estados Unidos, mueren casi 45 000 personas al año por suicidio, siendo esta la causa número 10 de muerte. Más aún, se estima que, por cada muerte, hay 25 intentos, calculándose el costo para la sociedad en cerca de US$ 69 billones anuales.1

En Puerto Rico, según estadísticas de 2017 del Departamento de Salud, se reportan 253 muertes (57 más que en 2016). Asimismo, 973 personas con intentos suicidas fueron atendidas a través de la Línea de Emergencia “Primera Ayuda Social” (PAS) de la Administración de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) en noviembre 2017 (en noviembre de 2016 fuero solo 297).2 Algunos profesionales consideran que esto puede ser parte del impacto del huracán María en nuestra población, ya que hay lugares donde, luego de desastres naturales parecidos, se ha reportado un impacto serio y adverso sobre la salud mental.3,4

No podemos señalar una causa única/específica para el suicidio, pero sabemos que ocurre cuando los estresores que impactan a las personas que tienen una enfermedad mental sobrepasan su capacidad o sus habilidades para enfrentar esas situaciones. También, cerca de 90% de esas personas tenían una enfermedad mental al momento de su muerte.1 La depresión es la condición más común asociada al suicidio. La depresión, la ansiedad y el problema de uso de sustancias, pueden aumentar el riesgo de suicidio si no se atienden bien. Se han identificado otros factores, entre los cuales están la desesperanza, la falta de sistemas de apoyo a las personas y el acceso a armas de fuego.

Hemos mencionado varios factores o situaciones que nos hacen pensar en la realidad que estamos viviendo en Puerto Rico. Sin embargo, cabe mencionar que antes del paso del huracán María, la prensa del país reseñó un estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigaciones de Ciencias de la Conducta (RCM) para la ASSMCA sobre la necesidad y utilización de servicios de salud mental y uso de sustancias entre la población adulta de Puerto Rico. El estudio encontró que el 12,5% de la población tenía un trastorno de ansiedad y que casi el 10%, un trastorno depresivo severo. Más preocupante aún fue el hallazgo de que cerca del 36,1% de los adultos afectados con serios problemas de salud mental no recibían servicios adecuados.5

Es muy importante recordar que ante las pérdidas y los cambios que ha sufrido la población, la alteración de la rutina (‘normalidad’), la incertidumbre y la desesperanza que aún experimentan muchos, hay que buscar con urgencia maneras para aliviar la angustia que muchas personas con enfermedades severas están sufriendo. Luego de los desastres como el que hemos vivido, se recomienda que se fortalezcan los recursos y el acceso a los servicios clínicos para poder atender la salud mental de los afectados. Esto es parte esencial del proceso de recuperación, el cual requerirá de la coordinación de nuestros esfuerzos considerando el impacto a corto y largo plazo que nos espera. Todos, desde nuestros diferentes roles, tenemos que contribuir a lograr reducir el riesgo de que ocurran más fatalidades.

Referencias -# American Foundation for Suicide Prevention. https://afsp.org/about-suicide/preventing-suicide/. (Accessed: 2.26.2018). -# Gobierno de Puerto Rico. Comisión para la prevención del suicidio. Departamento de Salud. Estadísticas preliminares de casos de suicidio en PR (Ene-Dic, 2017). -# Kessler RC, Galea S, Jones RT, Parker HA; Hurricane Katrina Community Advisory Group. Mental illness and suicidality after Hurricane Katrina. Bull World Health Organ. 2006 Dec;84(12):930-9. -# Kõlves K, Kõlves KE, De Leo D. Natural disasters and suicidal behaviors: a systematic literature review. J Affect Disord. 2013 Mar 20; 146(1):1-14. -# Estudio de Necesidad y Utilización de Servicios de Salud Mental y Uso de Sustancias Entre la Población de Adultos en PR. Instituto de Investigaciones de Ciencias de la Conducta- RCM-UPR. Para ASSMCA. (2017).

Copyright 2018 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0