La Dra. Antonia Coello Novello:

Líder en la Salud Mundial

La Dra. Antonio Coello Novello, además de tener una preparación excepcional, primero en pediatría y luego en salud pública, se ha desempeñado en los más altos cargos de la salud pública, como el de Cirujana General de los Estados Unidos –siendo la primera mujer y la primera hispana en obtenerlo – o el de Comisionada de Salud del Estado de Nueva York. En todas sus actividades ella tuvo un rol muy destacado. Pocos médicos han logrado tener un impacto en la salud mundial como el de la Dra. Antonia Coello. Un libro reciente de las "100 Mujeres Americanas Que Cambiaron el Mundo" incluye en esa destacada lista a la Dra. Antonia Coello Novello, 14th Surgeon General.

JPEG - 5 KB
Norman Maldonado, MD
Hematólogo-Oncólogo
Ex Presidente de la
Universidad de Puerto Rico

Sus inicios y estudios de Medicina

Antonia Coello nació en Fajardo en 1944 y fue criada por su madre, que era viuda y maestra de escuela pública. De niña, Antonia Coello sufrió de una condición congénita en el colon, que requirió algunas cirugías. Ya de joven, cuando empezó sus estudios, obtuvo una beca en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y, luego, ingresó a estudiar Medicina en el Recinto de Ciencias Médicas, en el Centro Médico.

Recuerdo bien, como si fuera ahora, a esa joven estudiante durante su rotación por la clínica de hematología: siempre alerta, haciendo preguntas difíciles pero puntuales. Pensé siempre que esta joven e inquieta estudiante sería una líder, pero jamás imaginé que llegaría tan lejos ni que tendría un impacto tan grande en la salud de millones de personas en el mundo entero.

Especialización en Pediatría y trabajo en NIH

Luego de su graduarse de Medicina, fue a la Universidad de Michigan para especializarse en Pediatría y después hacer una subespecialidad en Nefrología Pediátrica. Allí fue designada como la interna del año. Luego hizo estudios postgraduados en la Universidad de Georgetown. En 1978, ingresó a trabajar al Servicio Público de los Estados Unidos en el Instituto de Artritis, Metabolismo y Enfermedades del Sistema Digestivo de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Al poco tiempo fue nombrada Directora Asociada de Salud y Desarrollo del Niño en el NIH. En esos años se estaba identificando el inicio de la epidemia del SIDA. En este campo ella puso mucho énfasis en la importancia de la prevención de este virus en los niños.

En esos días, yo era Rector del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR y había dado inicio a una relación con el liderato del NIH con la intención de ampliar y mejorar los trabajos y proyectos de investigación médica en Puerto Rico. Todos los años, el alto liderato del NIH hacía una visita para evaluar los progresos y los avances en la isla. Previamente, me consultaron si yo objetaba que un miembro del grupo del NIH fuera de Puerto Rico y yo no puse ninguna objeción, pero tampoco pregunté de quién se trataba. Cuando llegó la visita, resultó que se trataba de la Dra. Antonia Coello; una estrella del NIH que se unía al grupo. ¡Qué gran alegría me dio! Su participación dentro de aquel grupo fue muy positiva y efectiva.

En 1982, ella culminó su maestría en Salud Pública en la Universidad de Johns Hopkins. En 1984, colaboró activamente para lograr la legislación del Acta de Trasplantes de Órganos con el Congreso de los Estados Unidos.

Nombramiento como Cirujana General

En 1990, el entonces Presidente George H. W. Bush la nombró como la primera mujer y la primera persona de origen hispano al cargo de Cirujana General (Surgeon General) de los Estados Unidos. Su labor en esa posición fue extraordinaria. Comenzó trabajando y luchando contra los problemas relacionados con el daño causado por fumar cigarrillos y también contra el consumo de alcohol por los jóvenes y adolescentes. Además, algo tanto o más importante fue el trabajo que realizó en expandir la educación sobre el virus del SIDA y la epidemia que estaba avanzando cada vez más. Pero eso no fue todo; comenzó a poner énfasis también en la importancia de una mejor salud para las mujeres, para los grupos minoritarios y para los niños en general.

En las más importantes reuniones médicas en los Estados Unidos, la invitada estelar era la Dra. Antonia Coello Novello. Fue por años la líder en el campo de la salud pública en los Estados Unidos. Bien articulada, ella siempre ha sido una conferenciante motivadora y que siempre ha irradiado energía.

Durante la Guerra del Golfo, contribuyó con la FDA para administrar las inmunizaciones a quienes tuvieron que participar en ella. Luego, fue la representante de los Estados Unidos en el Fondo para la Niñez de las Naciones Unidas y, más tarde, de 1993 a 1996, de la Salud para Madres, Niños y Adolescentes. Entre 1996 y 1999 fue Profesora Visitante de Salud Pública en la Universidad Johns Hopkins.

En 1999 el Gobernador de Nueva York, George Pataki, la nombró Comisionada de Salud de Nueva York, la oficina de salud más grande de cualquier estado en los Estados Unidos. Allí sirvió hasta 2006.

La Dra. Antonia Coello no se ha olvidado de Puerto Rico. En honor a su madre, estableció un Centro de Biopsias estereotácticas en el Hospital del Maestro en San Juan, para atender a los miles de maestras y a otras pacientes que necesitan prevención para combatir el cáncer de mama, tan prevalente en la isla.

Además, durante los huracanes que nos azotaron en 2017, ella estuvo en la isla y sigue activa buscando y tratando de ayudar a los distintos grupos que luchan por mejorar la calidad de vida en Puerto Rico.

Todo lo que ella ha hecho por la salud y el bienestar de la población merece nuestro mayor agradecimiento, no solo en los Estados Unidos y en Puerto Rico, sino también a nivel internacional. Esto nos hace sentir muy orgullosos de ella.

Copyright 2020 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0