MOTIVANDO

Estamos viviendo momentos históricos nunca antes vistos

JPEG - 5.6 KB
Dr. J.R. Román
www.motivando.com
jrromanmotivando@gmail.com

Podemos ver lo frágil que es la vida: el martes un amigo salió a trabajar y el sábado lo enterraron. Estaba saludable, contento y comprometido con su familia. Son millones las personas que están siendo impactadas por la actual pandemia del coronavirus. Una especie microscópica que puede parar los países, el turismo, la banca, los trabajos y la salud física, emocional, mental y espiritual de las personas. Este virus rompió los limites geográficos porque no necesitó pasaporte para visitarnos.

En este momento no importan los títulos universitarios, el poder político, las riquezas, las relaciones, los dones ni los talentos. Todos somos víctimas de una pandemia que no sabemos cómo terminará. Ella nos confirma lo breve que puede ser la vida.

Este tiempo nos lleva a romper hábitos, creencias, paradigmas de lo que es importante, en qué debemos enfocarnos y cómo debemos invertir este tiempo de reflexión. Al final, nos damos cuenta de cuáles son nuestras verdaderas prioridades: cuidar nuestra salud, la familia, alimentarnos bien, mantenernos fuertes espiritualmente y disfrutar este tiempo en paz.

Estoy seguro de que puede ser un tiempo muy provechoso para meditar, revisar y reinventarnos para que, cuando esto termine y nos digan que podemos salir de las casas, podamos hacerlo con fuerza, confianza y determinación porque todavía falta mucho por hacer.

Si no preparas un plan de despegue, te encontrarás desenfocado, fuera de forma creando nuevos hábitos que impedirán que te integres con rapidez y efectividad a tus labores. Puedes ver televisión, compartir con tus amigos por Facebook o hacer videoconferencias por Zoom. Pero si no eres consciente de que puedes aprovechar este tiempo para sacar partido de la crisis, perderás una nueva oportunidad.

La crisis tiene dos caras: el dolor y la oportunidad. El dolor, el miedo, la inseguridad, todo esto es real. La otra cara es la oportunidad, es preguntarte: ¿cómo puedo hacer una mejor versión de mi persona?, ¿qué me falta por hacer?, ¿cómo puedo invertir este tiempo para readiestrarme, aprender o desarrollar otras destrezas?

Este es un nuevo tiempo para reinventarnos, para reconocer nuestros verdaderos valores. Aprender a administrar nuestra inteligencia emocional, reconocer nuestros errores y empezar a corregirlos. Empezar a cuidar nuestras familias, nuestra comunidad, nuestro país y nuestro planeta.

Llegó el tiempo de crear conciencia y de asumir responsabilidades frente a lo que hay que hacer. El planeta está enfermo porque nuestra sociedad está enferma. La curación comienza con cada uno de nosotros. Comencemos en nuestra casa, cuidando nuestra familia, educándola, orientándola. Estamos unidos, vivimos en un planeta que está conectado y tiene el poder de destruirnos si no tomamos acción.

Podemos ver esta pandemia como una tragedia o como un llamado a revisarnos, a renovar los valores para corregir lo que no está bien. El futuro puede ser diferente si nos cogemos de manos y caminamos juntos, sacando lo que nos divide y buscando lo que nos une; así podemos construir un mundo mejor.

No perdamos tiempo. El tiempo del cambio llegó y estamos en el momento para comenzar de nuevo con energía y esperanzas nuevas, y convencidos de que Dios nos cuida y nos protege para superar esta crisis que nos hará más humildes, más solidarios y más espirituales.

Todavía falta mucho por hacer.

Copyright 2020 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0