Enfermedades relacionadas con la inmunoglobulina G4

JPEG - 4.5 KB
Elivette Zambrana-Flores, MD, FACR
Reumatóloga Pediátrica
Board Certified en Reumatología Pediátrica y Pediatría
Directora, División de Reumatología Pediátrica,
Fundación Puertorriqueña de Enfermedades Reumáticas.
Centro de Subespecialistas Pediátricos HIMA Caguas y Bayamón
787.653.2224/787.620.4307

La enfermedad relacionada con la inmunoglobulina G4 (IgG4-RD) es un trastorno fibroinflamatorio sistémico poco frecuente. Aunque los pacientes afectados han sido descritos desde hace más de 100 años, recién en el siglo XXI la naturaleza sistémica de esta enfermedad ha sido reconocida. Esta enfermedad puede imitar muchos trastornos malignos, infecciosos e inflamatorios.

IgG4 es un anticuerpo con estructura y función única. Se trata de la subclase de IgG menos abundante ya que representa menos del 5% de la IgG total. IgG4 es una inmunoglobulina no inflamatoria que puede funcionar en la captura de antígeno, evitando la unión de antígenos aún no identificados que pueden impulsar procesos inflamatorios. Se cree que la producción de IgG4 está controlada principalmente por los linfocitos tipo 2 (Th2).

Signos y Síntomas

La pancreatitis autoinmune tipo 1 es la manifestación más frecuente de IgG4-RD. Sin embargo, IgG4-RD puede afectar cualquier órgano como las glándulas salivales, las órbitas, el retroperitoneo, entre muchos otros. Algunos pacientes pueden presentar con un solo sitio involucrado, mientras que otros pueden tener algunos o muchos órganos afectados. Los síntomas constitucionales son poco frecuentes.

Diagnóstico

El diagnóstico definitivo requiere un análisis de histopatología. La histopatología demuestra inflamación linfoplasmacelular, fibrosis estoriforme y flebitis obliterativa. También se observan las células plasmáticas invasoras del tejido. Los niveles de IgG4 elevados en suero se encuentran en muchos pacientes, pero no en todos.

Las imágenes radiológicas desempeñan un papel importante en la demostración de los rasgos indicativos del diagnóstico. El análisis por imágenes para la enfermedad relacionada con la IgG4 debe incluir una tomografía computarizada del tórax, del abdomen y de la pelvis para detectar una posible afectación multiorgánica.

Entre las áreas más comúnmente afectadas y los hallazgos más frecuentes (incluyendo los estudios de imágenes) tenemos los siguientes:

  • Órbita y tejidos periorbitales: tumores y pseudotumores orbitales, dacriocistitis, miositis orbital;
  • Orejas, nariz, senos paranasales: fenómenos alérgicos, fibrosis angiocentrada eosinofílica;
  • Glándulas salivales: a nivel submandibular y/o agrandamiento de la parótida;
  • Meninges: predilección por la dura, con formación de masas;
  • Ganglios linfáticos: linfadenopatía(s);
  • Tiroides: tiroiditis de Riedel (variante fibrosante de la tiroiditis de Hashimoto);
  • Pulmones: pseudotumor inflamatorio, enfermedad central de las vías respiratorias, neumonía intersticial difusa, pleuritis;
  • Aorta: aortitis linfoplasmacítica, periaortitis, periarteritis, aneurismas inflamatorios;
  • Retroperitoneo: fibrosis retroperitoneal;
  • Riñones: nefritis tubulointersticial, lesiones con células tumorales asintomáticas;
  • Páncreas: pancreatitis autoinmune tipo I;
  • Árbol biliar: colangitis esclerosante;
  • Hígado: lesiones de masa inflamatoria (pseudotumor);
  • Vesícula biliar: colecistitis esclerosítica linfoplasmacítica;
  • Mediastino: mediastinitis; y
  • Mesenterio: mesenteritis esclerosante.

También se ha descrito compromiso del seno, de la próstata, de la piel y de los nervios periféricos.

Tratamiento

El tratamiento se basa en gran medida en la experiencia clínica y en los resultados en una serie de casos retrospectivos. Los glucocorticoides son el pilar de la terapia, aunque los agentes inmunosupresores como azatioprina, micofenolato mofetilo, rituximab o bortezomib se pueden utilizar en aquellos pacientes que de otra manera hubiesen requerido glucocorticoesteroides a largo plazo. En casos severos, puede ser necesaria la terapia de reemplazo de órganos.

Conclusión

La enfermedad relacionada con IgG4 es rara y poco considerada. Los síntomas son variables y la presentación clínica refleja a los órganos afectados. El reconocimiento precoz y la terapia son importantes para prevenir daños graves e irreversibles en los tejidos que pudieran estar afectados.

Se necesitan una mejor comprensión y el conocimiento de la desregulación asociada a esta condición para así poder guiar su tratamiento de la forma más eficiente.

Copyright 2019 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0