El virus del papiloma humano:

Hechos y realidades
JPEG - 3 KB
Josefina Romaguera, MD, MPH
Catedrática de Obstetricia y Ginecología
UPR, Recinto de Ciencias Médicas

Cada minuto una mujer adquiere cáncer cervical y, cada dos minutos, una mujer muere de cáncer de cuello uterino. El virus del papiloma humano (VPH) causa prácticamente todos los cánceres del cuello uterino, así como una proporción significativa de los cánceres de pene, ano, vagina, orofaringe y vulva. Se trata de más de 600 000 casos de cáncer asociados al VPH en todo el mundo cada año.

Diagnóstico de infección con el VPH

Se estima que el 80% de todas las personas estarán expuestas al VPH durante su vida. Las infecciones por el VPH no suelen causar síntomas hasta que se presentan los cánceres asociados a este virus en etapas avanzadas. Aún no tenemos disponible una prueba para diagnosticar el VPH en el hombre.

Se recomienda hacer, en todas las mujeres, la prueba de VPH, desde los 30 hasta los 65 años. Es una prueba que se realiza al momento de tomar la muestra para hacer la citología del cérvix (Papanicolau o pap smear).

Prevención del contagio o propagación

La mejor estrategia para prevenir el contagio con el VPH es la vacunación en edad temprana. El uso de protección directa (condón) en forma consistente disminuye el riesgo de la infección con el VPH, aunque esto no es tan eficaz contra el VPH como lo es contra otras infecciones (como la clamidia o el VIH). Inclusive, para reducir aún más el riesgo, se pueden usar las barreras de látex bucal para sexo oral.

Realidades sobre las vacunas contra el VPH

Existe evidencia científica de que las vacuna contra el VPH previenen el cáncer y están asociadas a la reducción de la prevalencia del VPH, la reducción de las pruebas de Papanicolaou anormales en la población general y la reducción de enfermedades precancerosas del cuello uterino, vulva, vagina y ano, las cuales son precursoras directas del cáncer invasivo.

Recientemente, ha habido una controversia infundada en los medios de comunicación y entre la población en general acerca de la seguridad y eficacia de las vacunas contra el virus del papiloma humano, a pesar del indiscutible hecho de que las vacunas contra dicho virus pueden eliminar cerca del 4,5% del cáncer en el mundo.

La vacuna contra el VPH es segura

Con mas de 100 millones de dosis administradas en el mundo, el consenso general de los científicos es que la vacuna contra el VPH es segura. Los síntomas más frecuentemente asociados a la vacuna son los mismos que se asocian a otras vacunas, inclusive a la de hepatitis que se les pone a los bebés recién nacidos. Estos síntomas son dolor y enrojecimiento en el área de inyección, fiebre, mareos y desmayos. No se ha confirmado científicamente que otros efectos secundarios reportados se deban a la vacuna del VPH. Ya que la incidencia es más baja que la reportada en la población en general no se ha podido evidenciar que la vacuna los haya causado.

La decisión de vacunarse contra el VPH debe ser una decisión informada, basada en los beneficios y en los posibles daños y no en información incompleta ni en declaraciones sin fundamento. Para la población en general, los beneficios asociados a la vacunación contra el VPH son muy superiores a cualquier probable o supuesto daño.

La vacuna contra el VPH previene el cáncer

La vacuna contra el VPH previene las formas descritas de cáncer en la mujer y en el hombre. El cáncer del cuello uterino es más común en Puerto Rico que en los Estados Unidos, siendo la séptima causa de cáncer en la mujer en nuestra isla. La siguiente tabla reporta el porcentaje de prevención de cánceres asociado a la vacuna nonavalente contra el VPH en mujeres y en hombres.

La edad ideal sugerida para recibir la vacuna contra el VPH es de los 11 a los 12 años, ya que la respuesta inmunológica es mayor a esa edad y su efecto dura más. De hecho, cuando se vacuna entre los 11 y los 14 años solo se necesita dar 2 dosis de la vacuna, con 6 meses de distancia entre la primera dosis y la segunda. De los 15 años en adelante se requieren 3 dosis para que la vacuna sea efectiva y duradera (entre la primera dosis y la segunda dosis debe haber 2 meses de distancia; la tercera dosis se administra a los 6 meses de haber dado la primera dosis). La vacuna se viene administrando en los Estados Unidos y en Puerto Rico ya por más de 10 años.

Las vacunas contra el VPH no protegen contra todos los tipos del virus. Las mujeres que reciben la vacuna contra el VPH aún necesitan tener exámenes regulares de citología cervical (Papanicolaou), de acuerdo con las recomendaciones que les dé su médico. Se están realizando investigaciones para definir si las vacunas pueden proteger contra otros tipos de cáncer causados por el VPH (como el cáncer de pene, ano, cabeza o cuello). Los expertos esperan que la vacuna también pueda proteger contra estas otras presentaciones de la enfermedad.

Tratamiento

En la actualidad, no existe cura para eliminar el VPH. Las verrugas asociadas al VPH se pueden tratar de la misma manera que las condiciones premalignas causadas por el VPH.

Comentario

Nuestra experiencia y la información científica confirman que las ventajas de la vacuna contra el VPH son muy significativas e indiscutibles, por lo que es algo altamente recomendado para proteger a nuestra población de algunas formas de cáncer.

Es importante proceder con la vacunación en las edades indicadas, manteniendo el orden entre las dosis para lograr la inmunización adecuada contra el virus del papiloma humano.

Literatura
Se puede obtener información confiable de fuentes como: cdc.gov, cancer.org, voces.org y saludmujerlatina.org.

Copyright 2018 GALENUS REVISTA All rights reserved. | Contacto |  RSS 2.0