Temas de interés

Espacios, diseño y arquitectura: La música de la arquitectura En las obras de Renzo Piano

La arquitectura y la música son dos reconocidas artes que llegan a inspirar al ser humano. Ambas se pueden complementar para motivar a las personas de una manera original. Hay muchas maneras de crear elementos arquitectónicos que den calidad al diseño y, entre ellos, están –al igual que en la música– el ritmo y la repetición de los elementos. En la música, las notas se combinan en una partitura de una manera determinada para crear un tono musical único. Es la combinación y la repetición de las (...)
Seguir leyendo

Motivando: El poder de la perseverancia

La perseverancia es el hábito de seguir luchando ante la adversidad, sin importar los retos y las dificultades que haya que enfrentar. Las personas perseverantes tienen un propósito definido, saben lo que quieren lograr, se comprometen con sus metas y no descansan hasta hacerlas realidad. Tienen la disciplina de administrar su voluntad, de saber decir no cuando hay que hacerlo, no se dan por vencidas aunque todo esté oscuro y no se vea una oportunidad para continuar. Los perseverantes tienen (...)
Seguir leyendo

Morir de amor… o de una otitis: Oscar Wilde (1854-1900)

En la mañana del 10 de octubre de 1900, el profesor de otorrinolaringología Maurice A’Court Tucker operaba en la habitación de un hotel de París al paciente Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde, nacido 46 años antes en Dublin, Irlanda. La cirugía practicada fue una mastoidectomía radical bajo anestesia clorofórmica para drenar un absceso, secuela de una otitis crónica adquirida unos años antes mientras se encontraba en prisión. La evolución fue relativamente buena durante las primeras semanas, pero (...)
Seguir leyendo

José de Ribera (1591-1652): “Pintaba con la sangre de los santos”

Durante una de mis visitas al Museo del Prado, me encontraba admirando las pinturas de José de Ribera, cuando me detuve frente al sonriente Arquímedes. Tras observarla detenidamente, el personaje del cuadro me guiño un ojo, se puso de pie y se salió del marco. Asombrado, le dije: “¿Dónde va, Arquímedes?”, a lo que me respondió: “No soy Arquímedes, solo soy un modelo, y el maestro me ha dado permiso para descansar”. “¿Por mucho tiempo?” –le inquirí, y me respondió–: “Pregúntele a Ribera que está detrás de (...)
Seguir leyendo