Laboratorio clínico

Pruebas de anticuerpos antinucleares (ANA), en procesos autoinmunes

JPEG - 2 KB
Angelisa B. Franceschini, MD
Patóloga Clínica y Anatómica Laboratorios Borinquen

La enfermedad autoinmune se define como una condición en que hay destrucción de tejido o malfuncionamiento de un órgano, causada por mecanismos autoinmunes, o acompañada de fenómenos autoinmunes.

Las pruebas de auto-anticuerpos se realizan con frecuencia en la evaluación a pacientes con síntomas persistentes de artritis, fiebre, fatiga, debilidad muscular y erupciones en la piel, de origen desconocido. La prueba inicial es usualmente la detección de Anticuerpos Antinucleares (ANA), que es la más sensitiva para detectar una variedad de enfermedades autoinmunes, incluyendo lupus eritematoso sistémico (SLE).

Valores de referencia:

Negativo - menor a 1:40

Positivo bajo - 1:40 a 1:80

Positivo - sobre 1:160

Un solo resultado positivo no es diagnóstico,

pero podría sugerir la posibilidad de un desorden inmunológico.

ANA positivo puede detectarse también en pacientes saludables, en envejecientes, con el uso de ciertos medicamentos que afectan la precisión de la prueba (píldoras anticonceptivas, procainamida, isoniazida, diuréticos, dilantin, penicilina, fenitoína), infecciones crónicas, mononucleosis, enfermedad tiroidea y otras.

Por ello, podrían ser necesarias otras pruebas asociadas a artritis e inflamación, en especial cuando los resultados son positivos con títulos altos:

Factor RF-IgM, sedimentación eritrocítica (ESR),

proteína C reactiva de alta sensibilidad (hsCRP),

niveles de proteína/complemento C3-C4,

anticuerpo de cadena doble de ADN (ds-DNA), p-ANCA.

La prueba de ANA fluorescente es de inmunofluorescencia indirecta y emplea células HEp2, como sustrato estándar, lo que aumenta su sensibilidad.

Cuando ANA es positivo se indica en el resultado

un patrón de fluorescencia, tal como:

1. moteado (speckled)- d-RNP

2. homogéneo (homogenous)

3. periférico; anillos (rim)

4. nucleolar (nucleolar)

El patrón moteado aparece en presencia de

antígenos de Sm (Smith), nRNP, anticuerpos

anti-ENA (anti-Ro; anti-La), SS-A; SS-B.

El patrón homogéneo se asocia, con títulos

altos, con LES (SLE), con anticuerpos de

d-RNP y medicamentos.

El patrón periférico tiene la más alta especificidad

para SLE y se asocia a ds-DNA.

El patrón nucleolar es característico de

esclerodermia, está asociado a anti-RNP.

Hay varios auto-anticuerpos específicos para ciertos diagnósticos en particular, por lo que podrían predecir el desarrollo de la enfermedad. Así por ejemplo anti-Sm y anti-dsDNA son altamente específicos para SLE y han sido incluidos en los criterios del Colegio Americano de Reumatología. ANA positivo también es un criterio, pues menos del 5% de los pacientes son ANA negativos. Otros ANA son anti-p62, anti-sp100 y antiglycoproteina210 en cirrosis biliar primaria.

El conocimiento básico del significado de las pruebas de autoanticuerpos y sus problemas más comunes contribuyen a mejorar su utilidad clínica.

Referencias 1) Shojania, Kam CMAJ Canadian Med. Assoc. Journal. 162(8): 1157-163, April 18, 2000.Rheumatology: 2. What laboratory tests are needed?

2) Shmerling, Robert H. MD Southern Medical Journal 98(7):704- 711, July 2005. Diagnostic Tests for Rheumatic Disease: Clinical Utility Revisited.

3) Minoru Satoh. Mónica Vázquez - Del Mercado. Edward K. L. Chan Mod Rheumatol (2009) 19:219-228 Clinical interpretation of antinuclear antibody tests in systemic rheumatic diseases.

4) Slater, Cindi A. MD; Davis, Roger B. ScD; Shmerling, Robert H. MD Archives of Internal Medicine 156(13):1421-1425, July 8, 1996. Antinuclear Antibody Testing: A Study of Clinical Utility.