Laboratorio clínico

Laboratorio clínico

Importancia y uso racional de las pruebas de laboratorio en niños de baja estatura

JPEG - 2 KB
Angelisa B. Franceschini, MD
Patóloga Clínica y Anatómica Laboratorios Borinquen

Las pruebas de laboratorio pueden ayudar a definir mejor un problema en el que pueden considerarse factores genéticos, trastornos del eje somatotropa, retraso constitucional del crecimiento y pubertad, y causas idiopáticas.

El efectuar estudios de laboratorio puede ser costoso y se podría cuestionar su necesidad en algunos pacientes, mientras que, por otro lado, el no realizarlos en casos pertinentes puede retardar o evitar que se establezca un diagnóstico e incidir negativamente en la estatura final del paciente y su metabolismo.

El pediatra es usualmente el primero en detectar o recibir del paciente o sus padres una queja acerca de su estatura como una simple preocupación familiar al comparar al niño con otros de su edad. El diagnóstico temprano de un verdadero síndrome de baja estatura es de suma importancia.

Se define que un niño tiene baja estatura cuando:

1) La estatura está por debajo de 2 desviaciones estándar (DE) de la media o inferior al tercer percentil para su edad. (Enanismo es cuando la estatura del individuo está por debajo de 3 DE de la media).

2) Un paciente demuestra una desaceleración en su crecimiento y se ubica en un percentil inferior al que se encontraba según su expediente de desarrollo.

3) La velocidad de crecimiento es menor a la que le corresponde por edad y sexo, medida en pulgadas o centímetros por año.

La hormona del crecimiento (GH) u hormona somatotropa, actúa sobre receptores periféricos, y sus funciones son promover el crecimiento somático y modular el estaturametabolismo intermediario. La secreción de GH ocurre en varias descargas a lo largo del día, las que duran de 1 a 2 horas, siendo una de las más características e importantes la que ocurre durante el sueño profundo.

Para definir deficiencia de hormona de crecimiento (GH) hay que determinar los niveles de:

1) Hormona de crecimiento (GH) basal (en la mañana se obtienen tres muestras de sangre y se calcula un promedio de los valores) y otra muestra después de ejercicio o estimulación (estimulación con insulina es la prueba de elección pero requiere mucha cautela por sus efectos de hipoglucemia). Luego se mide en suero la Prolactina y la GH, una hora después de la estimulación.

2) IGF-1: factor de crecimiento de Insulina tipo 1 (antes Somatomedina C); y

3) IGF-3, proteína vinculante.

Para la evaluación integral, se sugiere evaluar la función tiroidea con las siguientes pruebas: - TSH, T3 total y T4 total.

Una deficiencia de ACTH podría verse en asociación con deficiencia de TSH.

Los niveles hormonales de - Testosterona, Estradiol, FSH y LH, completan el protocolo inicial.

Los andrógenos tienen una acción sinérgica con la GH y las somatomedinas, pero también poseen un efecto estimulador directo del crecimiento y maduración del hueso y cartílago, además de influenciar sobre la secreción de GH, incrementándola en la pubertad.