In Memoriam

Dr. José Eugenio López Rodríguez

(1928-2017)

El Dr. José Eugenio López ha sido quizás el médico más distinguido y dedicado que hemos tenido en la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

José Eugenio se graduó de la escuela superior de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras. Era un excelente pelotero jugando la primera base y fue siempre un fanático del béisbol. Afortunadamente, decidió estudiar Medicina. Hizo Premédica en la Universidad de Amherst, Massachusetts, donde se graduó en 1950. Luego, fue admitido a la primera clase de nuestra Escuela de Medicina y se graduó en 1954. Hizo su internado en el Hospital Universitario de Maryland. Se casó con su novia Chela O’Neill al comenzar su residencia en Medicina Interna en la Universidad de Wisconsin. En 1957 fue reclutado a servir en el Ejército de los Estados Unidos, siendo asignado al “97th General Hospital” en Frankfurt Alemania. Al completar su servicio militar, regresó a Wisconsin para especializarse en Cardiología.

En 1960 regresó a la isla a trabajar en el Hospital San Jorge con el Dr. Germán Malaret. Sin embargo, su vocación era la enseñanza y, en 1962, se unió a la Facultad de Medicina en el Hospital Universitario y a la sección de Cardiología de la Escuela de Medicina. Su primera responsabilidad fue dictar el curso de Diagnóstico Físico a los estudiantes de segundo año. Su compromiso, dedicación y estrategias de enseñanza cambiaron el curso e impactaron a los estudiantes. Ellos estaban encantados con su nuevo maestro, por su estilo de enseñanza al lado del paciente y por la forma como trasmitía los conocimientos de los sonidos del corazón. Fue escogido muchas veces como el maestro sobresaliente del año.

Su obsesión por los detalles lo llevaba a tomar una hora con cada paciente y a trabajar hasta tarde por la noche. Se convirtió en una institución gracias a su dedicación. Sin embargo, a fines de la década de 1960 una enfermedad inmunológica afectó su sistema nervioso. Recordamos verlo en un sillón de ruedas ayudado por su esposa mientras él, a su vez, empujaba a su paciente en camilla por los pasillos del Centro Médico.

En 1979 el Alcalde de San Juan lo invitó a servir como Jefe de Medicina Interna del Hospital Municipal. Esto lo hizo en forma excepcional durante 4 años. En 1983 regresó a la Escuela de Medicina para hacer lo que le apasionaba: enseñar y cuidar a sus pacientes. En 1993 fue nombrado Jefe del Departamento de Medicina del Centro Cardiovascular de Puerto Rico, donde estaba el Programa de Cardiología de la Escuela de Medicina. Allí trabajó hasta 1999, también con su amigo y colega, el Dr. Germán Malaret, que era Director Médico. José Eugenio fue un pilar en la sección de Cardiología, dirigida por el Dr. Mario Rubén García Palmieri.

José Eugenio estuvo siempre activo en las asociaciones profesionales. Presidió la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología, la Asociación Puertorriqueña del Corazón y el Capítulo de Puerto Rico de la Asociación Americana del Corazón. Participaba y realizaba presentaciones en las reuniones de estas organizaciones, así como de otras a nivel internacional. El Capítulo de Puerto Rico de la Sociedad Americana de Cardiología le dedicó su convención en 2007. Hace 3 años la Universidad de Puerto Rico, donde laboró por 55 años, le otorgó el máximo honor, de Profesor Distinguido.

Él y Chela tuvieron 2 hijos y 2 hijas. José Eugenio supo inclusive manejar los problemas de salud propios o de su familia con la paciencia, empatía, amor y dedicación con que trataba a sus pacientes.

Hoy, al recordar a este insigne médico y ciudadano, lo hacemos en nombre de los miles de estudiantes, médicos, dentistas y pacientes a quienes enseñó con amor y dedicación hasta el final, cuando desde su cama de enfermo los llamaba para dar instrucciones y consejos. Gracias José Eugenio por dedicar tu vida a servir y amar al prójimo como ninguno otro. ¡Que descanses en Paz; nunca te olvidaremos!

Norman Maldonado, MD