El Futuro doctor

Un Médico azucarado

JPEG - 1 KB
Jonathan Vélez Rivera, MS3
Escuela de Medicina UPR-RCM

“¿Cómo estará mi azúcar?”. “A ver, ¿cuánta insulina me inyecto ahora?”

Por otro lado, hasta hace poco, el eco cotidiano de las complicaciones “diabéticas”, erosionaba lo más íntimo de mi azucarada conciencia, retumbando en las paredes anfiteatrales. Me preguntaba: “¿Por qué a mí?” Ahora, luego de una década, he entendido que, sencillamente, me tenía que pasar. Nací para esto.Vivir con diabetes es, paradójicamente, lo mejor y lo peor que me ha pasado desde niño. Sus retos, riesgos, ventajas y desventajas, junto a situaciones personales, han forjado quien soy como persona. Sin duda alguna, son causantes de mi fascinación por la endocrinología y su control/descontrol hormonal.

Admito no ser el mejor ejemplo a seguir –existe todo un historial de hemoglobinas glicosiladas durante mis teens que así lo evidencian– aunque me esfuerzo día a día por serlo. Más allá de esa meta, deseo arduamente ser amigo de confianza de todo aquel que necesite ser escuchado o ayudado con empatía y sin prejuicios. Escucharé, y luego actuaré; promoveré un modelo de vida salubrista con enfoque preventivo, que necesita Puerto Rico. Trabajaré por mejorar la calidad de vida y el acceso a los servicios de salud en Puerto Rico. Todos merecemos un trato justo y equitativo, que sobrepase las barreras de un plan médico.

No le temo a la diabetes ni a sus complicaciones; empero, la respeto. Si yo he podido, cualquiera puede. Solo hace falta aceptación, buena dirección, y ganas de vivir en plenitud.