Editorial Invitado

Centros Médicos Académicos Regionales:

¿Réquiem?

JPEG - 3 KB
Raúl A. Marcial-Rojas, MD, JD, MPH
Profesor Emeritus Patología Escuela de Medicina UPR Decano Emeritus de Medicina Universidad Central Del Caribe

Las escuelas de Medicina –pública y privadas– y sus hospitales de enseñanza, dentro del contexto de un modelo docente asistencial de los Centros Médicos Académicos Regionales (CMAR), juegan un único y valioso papel en el sistema de prestación de servicios de salud de Puerto Rico.

La Reforma de Salud –que se contempla iniciar– no solo no debe atentar por omisión y olvido involuntario contra tan importante y esencial elemento del sistema de salud. Por el contrario, se torna en un imperativo para los forjadores responsables de la política pública reconocer que tratar a la medicina académica igual que a cualquier otro proveedor –sin diferenciarla de los demás– tendrá el efecto no intencional de debilitar la salud del pueblo de Puerto Rico.

Dicha política pública garantizaría la disponibilidad de las instalaciones de salud y de su personal, en la región designada, desde los niveles primarios hasta los terciarios, para que fueran administradas por las escuelas de medicina –pública y privadas– que así lo solicitaran y que poseyeran la estructura organizacional y las acreditaciones necesarias y requeridas para poder operar y desarrollar un CMAR.

En 2005, el entonces Gobernador Aníbal Acevedo Vilá creó una Comisión Evaluadora del Sistema de Salud de Puerto Rico. Esa comisión recomendó crear los CMAR en las cuatro escuelas de Medicina de Puerto Rico. El propósito primordial de la legislación era devolverles los talleres clínicos que se habían perdido desde la implantación de la Reforma de Salud en 1993.

Nos preocupó grandemente que la Ley 126 de los CMAR, firmada en 2006 por el Gobernador Acevedo Vilá, había obviado la recomendación de la Comisión Evaluadora del Sistema de Salud: “El establecimiento de un Fondo para la Educación de Profesionales de la Salud para sufragar los costos indirectos necesarios para el proceso educativo”, citando al Ex Rector del Recinto de Medicina de la UPR, Dr. José Carlo (de un rotativo del país del 10 de junio de 2009).

Sin embargo, el Dr. Ibrahim Pérez (en su columna semanal en un diario local) señaló: “El Gobernador Luis Fortuño anunció en su mensaje del 6 de abril de 2010 que el desarrollo de la reglamentación de la Ley 126, que creó nuestros CMAR en el año 2006, había concluido y que finalmente se convertirán en realidad. La academia está esperanzada en que se revitalice nuestra educación médica y se asegure que nuestras Escuelas de Medicina siempre contarán con los pacientes requeridos para adiestrar bien a los profesionales de la salud del futuro”.

Confío poder disfrutar de los CMAR y de sus beneficios en un sistema de salud de excelencia. Como dicen en nuestro folclore: “A la tercera va la vencida”.