Carta del Editor

El valor de lo importante

JPEG - 2.9 KB
Marco Villanueva-Meyer, MD
mvm@revistagalenus.com

La vida es un regalo sagrado que debemos aprovechar cada segundo que respiramos. Y es que no se requiere ser médico para saber que esta tiene un momento de inicio y un final; aunque, como médicos, podemos estar mucho más expuestos a esta realidad.

No sabemos cuánto vamos a vivir. Pero, en este tiempo, corto o largo, es que tenemos la oportunidad de moldear nuestra vida y desarrollar nuestras cualidades. Tenemos tantas opciones y podemos elegir qué hacer.

A veces, sin embargo, los problemas que enfrentamos diariamente, nos hacen dejar de valorar lo que es verdaderamente importante. ¡Cuántas veces no hemos escuchado que uno aprende lo qué es importante cuando es muy tarde o cuando ya se pasó una oportunidad! Pero, la vida es generosa y siempre nos brinda no una sino muchas más oportunidades. Es nuestra decisión aprovecharlas.

Tenemos en este número varias notas y artículos que hacen hincapié en oportunidades aprovechadas para mejorar, cambiar y solucionar problemas de salud. Por ejemplo: Puerto Rico se vistió de gala y fue sede de una convención científica del más alto nivel en el mundo, sobre el virus del papiloma humano, y también de la Convención del Colegio de Médicos Cirujanos en la que se vio un entusiasmo remarcable, que se expresó en un récord de más de siete mil inscritos.

En la sección de editorial invitado contamos con una opinión de lujo de alguien cuyas investigaciones ayudaron a definir una enfermedad viral contra la que se lucha en todo el mundo. En los artículos de historia se hace referencia a una personalidad que contribuyó al desarrollo de un sistema de salud cuya obra puede servir de inspiración en el momento actual; y en el artículo sobre Robert Koch vemos al científico que pasa años desarrollando e investigando en un humilde laboratorio para lograr resultados que han sido de beneficio para toda la humanidad. Todas esas obras se hicieron y lograron ante oportunidades que requerían soluciones, valorando la importancia de lo que se hacía y también considerando la necesidad e importancia de divulgarlas con el mismo criterio que siempre nos acompaña, de compartir para progresar.

¡Saludos, amigos!