Laboratorio

Artritis séptica

JPEG - 6.8 KB
Angelisa Bonilla de Franceschini, MD
Patóloga clínica y anatómica Director Médico Laboratorios Borinquen.
Directora Dpto. de Patología, Universidad Central del Caribe.

Definición y patogénesis

La artritis séptica es una inflamación articular causada por una infección (por bacteria, virus, hongo o parásito). El proceso se suele iniciar a distancia de la articulación y migra por vía hematógena.1 A veces el patógeno entra por una lesión en forma directa a la articulación o –muy raramente– por actos quirúrgicos o inyecciones articulares.2 La respuesta inmunológica suele mostrar leucocitos en el líquido sinovial y liberación de sustancias inflamatorias que afectan la superficie articular. También se pueden formar anticuerpos que atacan “equivocadamente” el tejido articular. Puede ocurrir a cualquier edad, pero cerca de la mitad de los casos ocurren en mayores de 60 años.

El gonococo patógeno –neisseria gonorrhoeae– es la bacteria más común (suele comprometer solo una articulación y en el 75% de los casos se da en jóvenes activos sexualmente). Otras son el estafilococo (s.aureus, poliarticular), estreptococo (fiebre reumática) y estreptococo B (articulaciones esternoclavicular y sacroiliaca). Los virus más reportados son VIH, hepatitis B, hepatitis C, parvovirus B-19 y Epstein-Barr. En estudios se ha encontrado que la edad, la diabetes mellitus, la artritis reumatoide, la gota, la cirugía articular, una prótesis de cadera o de rodilla, la enfermedad sistémica de tejido conectivo, la infección de piel, la infección con VIH tipo 1 o la enfermedad de lyme (garrapata) aumentan significativamente la probabilidad de artritis séptica.3

Sintomatología y tratamiento

Más del 50% de los pacientes tienen dolor súbito al movimiento, hinchazón en una o pocas articulaciones (15%) y fiebre; más raros son escalofríos, sudoración y rigidez. La rodilla suele afectarse en el 50% de los casos y también puede haber manifestaciones en las muñecas, tobillos y cadera. La infección viral suele dar dolor poliarticular, su inicio es gradual y la fiebre leve y por lo general mejora sin medicamentos. En ambas etiologías, los esteroides dan buenos resultados y cuando el origen es bacteriano se usan antibióticos.

Pruebas de laboratorio

Examen del fluido sinovial: ayuda a distinguir artritis infecciosa (resultados: no inflamatorio, inflamatorio, infeccioso o hemorrágico). Se evalúan claridad del fluido, color, glóbulos blancos y su diferencial, glóbulos rojos y glucosa. Son importantes la determinación rápida de glóbulos blancos (WBCs) y el porcentaje de neutrófilos (PMNs). En procesos infecciosos los glóbulos blancos están en el rango de 50000-200000/mL y los neutrófilos sobre 90% (ref.: bajo 25%), el fluido es opaco (ref.: transparente a amarillo pálido) y hay hematíes (ref.: sin glóbulos rojos). En casos no inflamatorios el fluido es transparente, WBC<3000/mL, PMNs <30%, RBC:0).

Cultivo, tinción de Gram y evaluación para cristales: son positivos solo en el 50% de los casos; un cultivo negativo no descarta artritis séptica. A veces se puede solicitar ácido úrico, complemento, ácido láctico, PCR para DNA de bacterias, micobacterias, o tinciones como acid fast. En casos de sospecha de artritis séptica por hongos se puede obtener cultivo y tintes especiales.

Comentario

El diagnóstico siempre debe basarse en evidencia y las manifestaciones clínicas deben utilizarse para el manejo óptimo, por lo que la experiencia en manejo de enfermedades músculo-esqueléticas por parte del médico es importante. Cuando se hace un diagnóstico temprano y se inicia rápido el tratamiento adecuado, se optimiza el pronóstico.

Referencias

  1. Cook PP, Siraj DS. Bacterial arthritis. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, et al., eds. Kelly’s Textbook of Rheumatology. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 109.
  2. Catherine J. Mathews and Gerald Coakley. Septic arthritis: current diagnostic and therapeutic algorithm. Current Opinion in Rheumatology 2008, 20:457-462.
  3. McPherson.Pincus Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods; Elsevier Saunders; 22 Ed.492-494.